Oviedo,

El entrenador del Oviedo, José Ángel Ziganda, encara con optimismo el duelo ante el Almería, aunque advirtió que se trata de un duro rival que llega al Carlos Tartiere con una gran racha de resultados, cuatro victorias consecutivas fuera de casa. Ziganda reconoció que su equipo “está bien. Grippo tiene molestias, sin trascendencia, pero veremos si está en condiciones de jugar. Y Aburjania tiene molestias gástricas”.

El técnico destacó que “buscaremos el mejor equipo. Hay que pensar en que jugamos varios encuentros en poco tiempo y tenemos que ir partido a partido. Pensaremos en la mejor alineación ante el Almería, pero también que tener un ojo en lo que venga. Queremos un equipo fiable, ya que tenemos un toro en frente”.

Los azules tienen a dos jugadores advertidos de sanción, Christian Fernández y Edgar, que ya está al borde de cumplir su segundo ciclo. Sobre el jugador catalán, Ziganda indicó que “no es duro, es alto y se le ve mucho porque va a muchas disputas. Muchas amarillas son penalizadas en exceso. Si se revisan son evitables. Edgar es también el que hace la primera presión, la primera pérdida y otras sí son necesarias. No obstante, es algo que nos condiciona nada. Juegan casi todo Edgar y Tejera pero hay más opciones, como Jimmy, Aburjania y Javi Mier. Cuando les toque jugar esperamos que lo hagan con la fuerza y la ilusión con la que se están entrenando.

Ziganda señaló que la parte defensiva del equipo tiene una ventaja sobre la ofensiva. “Llevan más tiempo trabajando con automatismos y una idea más clara. Hay que mantener eso y estar concentrado. En la fase ofensiva hemos sufrido más cambios. Nos costó tiempo tener una idea para sacar el mejor resultado a nuestras fortalezas”.

Con respecto al margen de mejora que puede tener el equipo, Ziganda dijo que “tenemos muchísimo, pero no nos podemos despistar pero tenemos que mirar hacia adelante. Si hacemos las cosas bien, los rivales sufren con nosotros. Tenemos que ser ambiciosos e ir por los partidos”.