DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así es Bingen Arostegi, el "enamorado de la táctica" que dirigirá al Oviedo durante la ausencia del Cuco

El vasco ya se sentó en el banquillo azul en el duelo ante Las Palmas

Bingen Arostegi y Ziganda

Bingen Arostegi y Ziganda

Baja sensible en el Oviedo y galones para Bingen Arostegi en el banquillo del Oviedo. El Cuco Ziganda no podrá dirigir in situ al equipo azul mañana ante el Albacete en el Tartiere (16.00 horas, Movistar la Liga). El navarro guarda aislamiento domiciliario tras haber estado en contacto con un contagiado de covid. Ziganda se encuentra bien, sin síntomas, y está a la espera de realizarse las pertinentes pruebas. No obstante, deberá guardar la pertinente cuarentena.

El club informó ayer del contratiempo del navarro, que ya se perdió el entrenamiento del miércoles en El Requexón. Ziganda pudo ver esa sesión y la de ayer en vídeo. Además, estuvo en contacto con algún futbolista de manera telemática.

El técnico azul deberá plantear el importante partido ante el Albacete a distancia, aunque el club y el cuerpo técnico esperan que su ausencia no sea impedimento para que el Oviedo logre ganar tras cuatro jornadas sin sumar de tres. Bingen Arostegi (Bermeo, Vizcaya, 50 años) adquiere ahora un papel esencial al Cuco, en El Requexón y en el Tartiere. Al vasco, mano derecha del navarro, ya le tocó sentarse en el banquillo en el encuentro ante Las Palmas por la expulsión del Cuco ante el Logroñés.

Arostegi, a la derecha, en el entrenamiento de ayer del Oviedo. | | IRMA COLLÍN

El Oviedo ganó ese partido 1-2. “A ver si se repite la suerte”, desean desde el vestuario del Oviedo, donde no se vuelven locos por la puntual ausencia del técnico y aprovechan para analizar el perfil de Bingen. “Es un tipo muy discreto, respetuoso con todo el mundo, un fenómeno y una gran persona. Es la figura perfecta para ser segundo entrenador y se complementa a la perfección con el Cuco. Es un enamorado de la táctica, maneja muy bien la relación con el jugador y se aprende mucho con él”, coinciden varias voces del vestuario. Arostegi es profesor de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.

Cuentan en el Oviedo que Arostegi, hombre pegado a una gorra y a una carpeta, es algo así como el “poli bueno” del cuerpo técnico. También aseguran que su carácter poco tiene que ver con el de Ziganda. El navarro es mucho más serio. El vasco, más campechano. “Por eso se complementan tan bien”, aseguran desde el vestuario. Arostegi es la cara amable con la plantilla. Un tipo muy cercano con el jugador que cuida los pequeños detalles. Si el asunto se complica, si hay que dar un golpe encima de la mesa o echar una bronca, o incluso si hay que discutir con algún directivo, la responsabilidad recae en el Cuco, que agradece siempre los consejos de su segundo.

Estuvo varios años en excedencia en la Universidad de Vitoria para dedicarse a los banquillos. El año pasado tuvo que elegir porque su excedencia finalizaba: o seguir al Cuco en su aventura en el Oviedo o volver a su puesto de docente. Eligió lo primero. En 2016 fue nombrado segundo entrenador del Cuco en el Athletic de Bilbao. Nunca antes habían trabajado juntos.

El vasco llegó a la cantera del Athletic desde el Bermeo, el equipo de su pueblo. Entrenó al División de Honor Juvenil, con el que salió campeón de Copa del Rey ante el Madrid y también estuvo en el área de captación. Antes de cruzarse con Ziganda fue segundo entrenador del Athletic Femenino.

Ziganda confía: "Nos organizaremos bien"

El entrenador del Oviedo dio ayer la rueda de prensa habitual de la semana desde su domicilio, donde se encuentra aislado tras haber tenido contacto con un contagiado de covid. “Estamos bien, siguiendo los protocolos que mandan las autoridades. En principio soy contacto estrecho. Realizaremos las pruebas pertinentes y veremos por dónde van los acontecimientos”, dijo el navarro, que agradeció las muestras de afecto recibidas.

“Tenemos que saber vivir con ese maldito virus que nos está tocando a todos a título personal y laboral. En este caso ahora a mí directamente”, aseguró el entrenador, que recalcó que su ausencia no tiene por qué suponer un problema para el equipo. “Nos estamos organizando bien. Tenemos la experiencia del confinamiento de marzo, con reuniones telemáticas, y lo vamos a intentar hacer de esta manera. Veo los entrenamientos por streaming (en directo por vídeo) y es curioso. Sirve para fijarse en muchos detalles que no se pueden percibir en persona. Una vez visto el entrenamiento hacemos la valoración del día. No es lo mismo que estar en primera línea, pero al partido ante el Albacete vamos a llegar perfectamente preparados”, recalcó el Cuco. En el aspecto deportivo, el entrenador azul dejó caer que Tejera y Edgar volverán a ser titulares tras sus ausencias. Además, respaldó a Blanco Leschuk, que lleva cuatro goles y volvió a ser sustituido ante el Logroñés. “Gustavo es un jugador muy importante en el equipo y tiene muchísimas virtudes. Los delanteros no solo son goles y él nos facilita otro tipo de situaciones para tener más alternativas en los partidos. Juegue quién juegue contamos con todos y sabemos las fortalezas que tiene. El gol es cosa de todos”.

Compartir el artículo

stats