Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El bisturí

El análisis sobre el Oviedo: un enero para olvidar que ya señala a Ziganda

El Oviedo, sin ganar en 2021, derrapa ante el Albacete con una alineación que sorprendió

Gorosito y Rodri, ayer, durante el Oviedo-Albacete en el Tartiere. | Luisma Murias | L. MURIAS

Gorosito y Rodri, ayer, durante el Oviedo-Albacete en el Tartiere. | Luisma Murias | L. MURIAS

El enero azul "horribilis" que ya señala incluso a Ziganda

El Oviedo es un equipo que pierde (7) y empata (10) más que gana (6). Que suele mostrar ambición únicamente cuando ya tiene el partido cuesta arriba. Que lleva todo el curso viviendo en una peligrosa calma tensa en el carril de Segunda porque la exigencia ha caído a niveles históricos. Con ese cóctel, a veces llegan los sustos de sofá. El castañazo de ayer ante el Albacete (0-1) tras un partido horrible cierra un enero para olvidar y confirma la peor racha de la temporada de los azules: cinco jornadas sin ganar. Solo 3 puntos de 15 posibles. Sin cantar bingo en 2021. Números de candidato al descenso cuando los debates invernales por el aburrimiento del mercado fueron el play-off y la renovación de Ziganda (lanzados por los jugadores y por el propio club). El Oviedo, entre tanta llamada al subidón, vuelve a mirar hacia abajo. El desarrollo del partido ante un flojísimo Albacete apunta directamente al entrenador, señalado por la alineación y por los cambios, su eterna asignatura pendiente. Más de uno en el Oviedo se llevó ayer las manos a la cabeza antes del partido al ver el once: ni Borja Valle, ni Borja Sánchez ni Edgar. Dos de los jugadores más creativos y el pivote de contención, en el banquillo en un encuentro clave para recobrar pulso. Los cambios, prefabricados antes del partido, no sorprendieron tanto porque ya es habitual: el Oviedo acabó el choque ante el Albacete sin su delantero referencia. Borja Sánchez solo jugó diez minutos.

Un césped lamentable

Los futbolistas del Albacete estudiaban el verde del Tartiere antes del partido y se miraban unos para otros con preocupación. Es la triste realidad del estadio azul, que se está creando fama para mal por el lamentable estado del césped. Imagen pésima para el club y para la ciudad de cara al exterior. Ayer el verde estuvo algo mejor que en el partido ante el Mallorca, pero aun así su estado es muy preocupante y un enemigo para el fútbol. Los jugadores no ocultan su enfado por un problema arrastrado desde la inauguración del campo que parece no tener solución. La Liga lleva semanas presionando al Oviedo e incluso amagó con pedir el aplazamiento del partido. El club reaccionó (tarde) y espera ya las nuevas lámparas de calor tras llegar a un acuerdo exprés con el Ayuntamiento.

Con Pablo Cortijo en el recuerdo.

El oviedismo homenajeó ayer al ovetense, fallecido el pasado 9 de enero en un accidente de tráfico en Gijón mientras trabaja. Cortijo era un apasionado técnico de ambulancias, un tipo siempre dispuesto a ayudar y un “loco” del Oviedo. Miembro de Symmachiarii, fueron sus compañeros de la peña los que colgaron una pancarta gigante de unos 300 metros cuadrados en el Fondo Norte. “Siempre con nosotros, Pablo”. Los jugadores se acercaron a la esquina de la pancarta tras la derrota y estuvieron unos minutos aplaudiendo.

El cierre del mercado

A Francesc Arnau le quedan 48 horas por delante para cerrar la plantilla del Oviedo que competirá hasta junio. El director deportivo del Oviedo cerrará el mercado en el peor momento: tras el batacazo ante el Albacete y en la peor racha de la temporada. El catalán no soltaba ayer el teléfono antes del partido, pegado a David Comamala, su mano derecha. Ambos exploran el mercado, pendientes todavía de las marchas de Mujica y Cedric. El club casi no dispone de límite salarial en el caso de optar por otra incorporación. No obstante, no se descarta del todo que aparezca una opción sobre la bocina.

Borja Valle, el brote verde

Borja Valle “redebutó” ayer en el Tartiere. Pero poco tiene que ver el actual futbolista berciano con aquel extremo que jugaba con el Oviedo en Segunda B. Valle se ha “estilizado”, es un jugador que decide cuándo encarar, que la suelta más rápido que antes y que busca la asociación. Espera su momento. La experiencia se nota. Ahora, menos eléctrico, en el Oviedo parece que el Cuco le quiere de segundo punta, justo por detrás de Leschuk. Pero el elegido para ser titular fue Rodri, desaparecido del combate. A alguno en el Oviedo le sorprendió que Valle no fuese titular. Entre semana dijo que físicamente está ya al 90%. El tiempo que salió, lo hizo bien. En apenas ocho minutos, aportó más que Rodri en casi una hora. Le faltó la chispa necesaria, propia de la inactividad. Será complicada que la coja si sigue en el banquillo.

Compartir el artículo

stats