Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Oviedo, a confirmar la recuperación en Fuenlabrada

Los azules, aliviados tras el triunfo ante el Lugo, pretenden iniciar esta tarde la remontada en la tabla a costa de un rival muy fuerte en lo físico

Arnau y Ziganda, ayer, en El Requexón

Arnau y Ziganda, ayer, en El Requexón

Aliviado por el balsámico triunfo ante el Lugo (3-1), el Oviedo juega hoy en Fuenlabrada (19.00 horas, Movistar LaLiga) con el objetivo de confirmar que la concatenación de resultados adversos del mes de enero fue una racha negativa ya superada y que el regreso al camino de los triunfos frente a los gallegos no ha sido flor de un día. Los azules pretenden iniciar la escalada hacia la zona noble de la clasificación con los tres puntos en liza frente un rival muy fuerte desde el punto de vista físico y que ha ganado en solidez desde la llegada de José Luis Oltra al banquillo hace dos jornadas. Los madrileños, que suman ocho empates en casa, donde no ganan desde el pasado mes de septiembre, vienen de vencer en Castalia (1-2) tras haber empatado a uno en su feudo con el Almería, en un choque en el que merecieron más ante uno de los gallitos de la categoría. Los de Oltra son undécimos con 33 puntos, dos más de los que tiene el Oviedo.

José Ángel Ziganda, que dirigió ayer por la mañana un último entrenamiento en El Requexón antes de iniciar el viaje a Madrid, ha desplazado a 21 jugadores. La única baja es la de Alejandro Arribas, que sigue recuperándose de la lesión muscular que sufrió en Las Gaunas. Tras la victoria del pasado lunes en un partido en el que los azules mostraron una cierta recuperación, aunque lejos todavía del nivel que alcanzaron en otoño, todo parece indicar que el Cuco apostará por dar continuidad al equipo. El técnico navarro no es partidario de cambiar demasiado y menos aún de revolucionar el once. Lo hizo en la primera vuelta en Butarque, ante el Leganés, y no le salió bien. Los pepineros fueron claramente superiores y se impusieron por dos a uno a los azules, que marcaron en el descuento.

Teniendo en cuenta lo mucho que están rotando en lo que va de temporada, no es del todo descartable que Lucas Ahijado salga en el lateral zurdo en lugar de Mossa como novedad en el once. Aunque el técnico navarro no le cerró las puertas de la titularidad en la comparecencia del sábado, Borja Valle, único refuerzo invernal de los azules, tendría que iniciar el partido en el banquillo. Femenías estará bajo los palos, Juanjo Nieto ocupará el lateral derecho, Grippo y Christian Fernández formarán la pareja de centrales, y Mossa jugará en la izquierda si Ziganda opta por darle continuidad y no incluir a Lucas. Por delante, Sergio Tejera y Edgar parecen fijos en el doble pivote, con Sangalli en el costado derecho y Borja Sánchez en el izquierdo. Nahuel Leiva actuaría de mediapunta y Gustavo Blanco Leschuk como única referencia en la punta del ataque. El “Tiburón”, que lleva cuatro tantos en lo que va de competición, acumula más de dos meses sin ver puerta y está volcado en romper esa racha negativa cuanto antes. El Fernando Torres es un buen escenario para ello.

El resto de jugadores convocados por Ziganda para la cita de esta tarde en Fuenlabrada son Rodri Ríos, Jimmy, Obeng, Carlos Hernández, Johannesson, Viti, Brazão y Javi Mier.

Arbitrará el partido el colegiado vasco Iosu Galech Apezteguía, que se ha cruzado una vez en el camino de los azules esta temporada. Fue en el partido del Logroñés en el Tartiere y tomó una polémica decisión que sería determinante para el devenir de un choque que el Oviedo acabaría perdiendo por dos goles a tres. Con uno a cero en el marcador para los azules, Grippo realizó una entrada sobre Roni que Galech sancionó con falta y tarjeta amarilla. Sin embargo, tras ser advertido por el VAR, revisó la jugada en el monitor y acabó mostrando una rigurosa roja al zaguero suizo.

Compartir el artículo

stats