Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Objetivo, salvar la cantera del Oviedo

El Vetusta y el juvenil buscan evitar el descenso y el club tomará decisiones de calado al concluir la temporada

Emilio Cañedo.

Emilio Cañedo.

Si sobre el objetivo del primer equipo del Oviedo puede existir debate, con la cantera no hay duda ninguna. El fin es salvar a los dos principales equipos de la entidad azul que están justo por debajo de los de Ziganda. El Vetusta, en Segunda B, y el juvenil, que milita en División de Honor, llevan una temporada de serios altibajos y ambos aspiran a evitar el descenso en una temporada que se ha puesto cuesta arriba.

La situación de la cantera es una gran preocupación para el club azul, que en verano dio un golpe de timón en la gestión de las categorías inferiores tras la salida del mexicano Rergis. Arnau asumió la gestión y dio galones a Roberto Suárez, que ocupaba también un puesto en la secretaría técnica. El consejo del Oviedo supervisó varias decisiones de calado. Por ejemplo, no aprobó la entrada en el organigrama del exoviedista Paco Fernández que había explorado Arnau y apostó por la continuidad en varias áreas de trabajo de la cantera.

Ahora, en el momento más delicado, se cierran filas y todos los esfuerzos se centran en lograr la permanencia del Vetusta y del juvenil. Con la temporada finalizada se analizará lo sucedido y se tomarán decisiones. El que ha cogido aire tras el último partido ha sido el Vetusta de Emilio Cañedo, que remontó al Lealtad (2-1) el pasado fin de semana y se situó sexto clasificado, a una distancia de un punto de los puestos de play-off de descenso.

El filial azul ha tenido varios problemas en la temporada y ha acumulado varias bajas importantes. Ziganda reclutó a Javi Mier para el primer equipo y su gemelo, Jorge Mier, empezó a entrar en la dinámica hace escasas semanas tras atravesar problemas físicos. Tampoco los fichajes se han asentado. El ariete Gassan todavía no ha podido debutar por una lesión y Ripoll y Jordi Avilés hicieron las maletas tras cinco meses en la entidad. Lo positivo para el Vetusta es que los fichajes que llegaron en el mercado de invierno sí están dando rendimiento. De momento, los más acertados han sido Sandoval y Meléndez, que se han convertido en fijos para Cañedo nada más llegar.

Arnau

El centrocampista le ha dado serenidad al equipo en la medular y ocupa el sitio que teóricamente tendría que desempeñar Javi Mier. Sandoval, que vino del Murcia y ya había jugado en el Vetusta, se desempeña como extremo izquierdo. Esa posición era propiedad del brasileño Vanderson, el hombre más destacado del filial azul hasta su lesión de rodilla, de la que ya ha sido operado. Se perderá toda la temporada. Los otros fichajes invernales del Vetusta fueron Armenteros y Fuentes, central y pivote respectivamente, que también están entrando en la dinámica de Cañedo. El Vetusta, pues, se pone en manos de sus fichajes y del olfato goleador de Cueto para salvar la categoría. El canterano lleva cinco goles y es el máximo anotador. El Vetusta afronta unas semanas decisivas con dos encuentros claves. El miércoles que viene jugará ante el Numancia el partido aplazado por contagios de covid en el club soriano y ese fin de semana recibirá al Sporting B.

Paralelamente a la situación del Vetusta, el juvenil del Oviedo intenta salir de los puestos de descenso. Ahora marcha octavo en un grupo de diez equipos. El club decidió despedir al técnico Jorge Menéndez por los malos resultados y apostó por Álex Díaz, que era ojeador en la secretaría técnica. Los azules juegan ante el Roces en Gijón el sábado a las 16.30 horas.

Roberto Suárez

Compartir el artículo

stats