Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El oviedismo recela de las quejas por los arbitrajes del Espanyol y recuerda que le perdonaron un penalti en el Tartiere

"No están para hablar con el equipo y el dinero que tienen, les benefician más que perjudican", afirma Jaime Campillo, vicepresidente de la APARO

Los jugadores azules, protestando al árbitro del Oviedo-Espanyol

Los jugadores azules, protestando al árbitro del Oviedo-Espanyol

“El Espanyol no está para hablar de los árbitros, con el equipo y el tope salarial que tiene le sobra para subir sin recurrir a esas cosas. Es como si protesta el Madrid en Primera”. Jaime Campillo, vicepresidente de la asociación de peñas azules (Aparo), reacciona así a las quejas del consejo, accionistas y aficionados blanquiazules sobre el supuesto maltrato que el equipo con mayor presupuesto de la categoría estaría recibiendo por parte del estamento arbitral en vísperas del partido contra los del Cuco Ziganda. El temor del oviedismo es que, tal y como apunta Pepe Mosteirín, de la Peña ElCortijo, esas protestas puedan acabar condicionando mañana la labor del colegiado, cuya designación aún no había hecho pública anoche la Real Federación Española de Fútbol. 

Campillo da por seguro que los árbitros “benefician más que perjudican” al Espanyol, “al igual que sucede con los grandes en Primera”. Es más, recuerda que en el choque de la primera vuelta, disputado en el Tartiere, el árbitro “se comió” un claro penalti a favor del Oviedo por manos de Calero dentro del área. “No les escuché quejarse entonces”, subraya el vicepresidente de la Aparo. Mosteirín va más allá y apunta que si alguien puede protestar por los colegiados es el Oviedo y no el Espanyol. “Los padecemos desde hace cuatro temporadas”, apunta.

A la hora de hacer recuento de decisiones arbitrales que han perjudicado a los de Ziganda en lo que va de campaña, la afición azul tiene apuntado un claro penalti a Viti en el partido ante el Mirandés que el colegiado Vicandi Garrido pasó por alto, pese a que el futbolista cayó lesionado tras el pisotón del defensor burgalés. También encendieron los ánimos azules la labor de Sánchez López en el empate a uno cosechado en Albacete, choque que el Oviedo acabó con nueve, y la de Galech Apezteguia en la derrota ante el Logroñés por dos a tres en el Tartiere.

El Oviedo también se sintió perjudicado en Gerona, donde el árbitro y el VAR se inhibieron en lo que pareció un claro penalti a Edgar. Los azules acabarían perdiendo uno a cero.

También resultó polémica la labor arbitral en el empate a uno del Oviedo con el Fuenlabrada en el Tartiere. González Esteban pitó penalti por derribo de Carlos Hernández a Kanté cuando las imágenes demostraron que el defensa azul toca el balón a córner. En la visita del Almería hubo otra pena máxima controvertida contra los azules por una caída en el área de Sadiq en disputa con Carlos Hernández. El contacto no pareció suficiente para pitar penalti.

En el partido contra el Alcorcón (1-1), el gol de los de Anquela, también llegó de penalti después de que el VAR síalertara, a falta de un par de minutos para el final, de unas supuestas manos de Cedric que habían pasado inadvertidas.

Compartir el artículo

stats