DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los números que han colocado al Oviedo en una situación muy peligrosa: Un equipo ineficiente

En los seis partidos que encadena el conjunto azul sin ganar, ha tenido mas el balón, tirado más a puerta y botado más córners que sus rivales

Blanco Leschuk, derribado durante el partido ante el Castellón. |

Blanco Leschuk, derribado durante el partido ante el Castellón. | LOF

El Oviedo tiene que hacer mucho más que sus rivales para ganar un partido y aun haciéndolo la mayor parte de las veces no lo consigue. Si se toma como muestra la racha de seis partidos sin ganar que lleva el equipo de Ziganda, los datos son contundentes. La ineficacia del Oviedo llegó a su punto más alto en la última derrota, ante el Castellón, ya que fue capaz de perder por 1-0 un partido en el que su rival ni siquiera tiró a la portería de Femenías. El meta azul recibió un gol cuando Arribas trataba de despejar un centro de Rubén Díez y ya no tuvo nada más que hacer durante el resto del encuentro. El Castellón tan solo hizo dos disparos que salieron directamente fuera.

La eficiencia del equipo levantino contrasta con la del conjunto azul, que tiró dieciséis veces, dos de ellas a puerta, y que tuvo el balón durante el 61,8% del partido, sin que eso le sirviera para macar al menos un tanto con el que poder equilibrar el marcador. El Oviedo sacó cinco córners por ninguno de su rival y dio 436 pases, casi el doble que el Castellón, que completó solo 280. Esta tendencia se viene repitiendo en muchos encuentros y explica algunos de los males por los que atraviesa el conjunto azul y que le tienen ahora en una situación comprometida en la clasificación de Segunda.

Ante el Alcorcón, las diferencias no fueron tan grandes como sucedió ante el Castellón, aunque también en ese partido, que acabó con empate a uno, el Oviedo tiró más a puerta que su rival, tres veces los azules por una de los madrileños, y también en este caso lanzaron más córners: seis los azules por cuatro del Alcorcón. Estas cifras reflejan lo que sucedió en el cómputo general del encuentro y hay que tener en cuenta que el Oviedo comenzó el partido siendo claramente dominado por su rival. La superioridad a partir de que recibiera un gol y entrara en el partido fue absoluta, pero tan solo les dio para empatar.

Femenías tras el partido del Oviedo ante la Ponferradina. | Irma Collín

La situación fue bastante parecida ante la Ponferradina, partido que también empató a uno el Oviedo y en el que, asimismo, concedió casi toda la primera mitad a su rival, que lo aprovechó adelantándose en el marcador a los dos minutos de juego, igual que le había pasado la jornada anterior con el Alcorcón. La reacción fue de nuevo muy buena y otra vez el equipo azul fue capaz de acabar el encuentro superando a su rival en tiros a puerta (4 a 3), en córners (6 a 3) y en posesión (54,7%).

La excepción a esta tendencia estuvo en el empate sin goles frente al Mallorca, en un partido en el que el Oviedo tuvo menos el balón (solo un 34,9%), tiró menos (15 a 9 disparos) y botó menos córners (6 a 4). Pero lo cierto es que fue este un choque en el que tampoco se vio al Oviedo sufrir en exceso ante uno de los gallitos de la categoría y, de hecho, Grippo tuvo una ocasión muy clara para haber marcado un gol a dos minutos del final. La marró. Aun así, la imagen que dio el equipo azul ante el que entonces era el líder de la categoría fue buena, como lo suele ser en muchos partidos en los que acaba siempre con la sensación de haber merecido algo más.

Los datos de las últimas seis

jornadas del Oviedo

Goles a

favor

Goles en

contra

7

4

Tiros

realizados

Tiros

recibidos

46

64

Tiros a puerta

realizados

Tiros a puerta

recibidos

14

16

Paradas de

Femenías

Paradas de porteros rivales

10

8

Saques de

esquina a favor

Saques de esquina en contra

24

27

4

52,25%

Grippo se lamenta durante un partido del Oviedo, con Borja Sánchez al fondo

4 empatados

Puntos

sumados

Posesión

del balón

2 perdidos

0 victorias

Los datos de las últimas seis

jornadas del Oviedo

Goles en

contra

Goles a

favor

7

4

Tiros

recibidos

Tiros

realizados

46

64

Tiros a puerta

recibidos

Tiros a puerta

realizados

14

16

Paradas de

Femenías

Paradas de porteros rivales

10

8

Saques de esquina en contra

Saques de

esquina a favor

24

27

4

52,25%

4 empatados

Puntos

sumados

Posesión

del balón

2 perdidos

0 victorias

Grippo se lamenta durante un partido del Oviedo, con Borja Sánchez al fondo

Los datos de las últimas seis

jornadas del Oviedo

Goles a

favor

Goles en

contra

7

4

Tiros

realizados

Tiros

recibidos

46

64

Tiros a puerta

realizados

Tiros a puerta

recibidos

14

16

Paradas de

Femenías

Paradas de porteros rivales

10

8

Saques de

esquina a favor

Saques de esquina en contra

24

27

4

52,25%

Grippo se lamenta durante un partido del Oviedo, con Borja Sánchez al fondo

4 empatados

Puntos

sumados

Posesión

del balón

2 perdidos

0 victorias

Curiosamente, en la derrota más clara en cuanto a resultado (1-3), la que sufrió ante el Leganés, también el Oviedo tuvo a su favor muchos datos que hablan de la intención que tuvieron de buscar la portería contraria y del poco éxito que una vez más tuvieron. El equipo tuvo el balón el 57,4% del partido, tiró a puerta cuatro veces por una del rival (sin contar los goles) y sacó cinco córners por cuatro del Leganés. Y después de todo eso tan solo consiguió marcar de penalti.

Más equilibradas estuvieron las cosas en el partido que empataron a uno con el Espanyol, duelo que estuvo condicionado por un gol que recibió el Oviedo a los nueve minutos de juego, aunque también es cierto que el Espanyol se quedó muy rápido con un jugador menos en el campo y eso llevó a un mayor dominio azul. El hecho es que también en ese partido dio la sensación de que el Oviedo obtuvo poco beneficio para los méritos que acumuló durante el duelo.

La ineficacia, las ocasiones falladas, los tiros a puerta sin mayores consecuencias, una posesión del balón estéril y, en general, una acumulación de esfuerzos inútiles son uno de los aspectos a corregir por parte del Oviedo de cara a una recta final de temporada en la que se juega evitar sufrimientos innecesarios. Para conseguirlo sería importante también entrar concentrado al partido para no recibir goles en los primeros compases, como le ha pasado en muchos de los encuentros, y poder así plantear el partido con más calma, sin los nervios que muchas veces provocan errores que en otra situación no se llegarían a cometer.

Compartir el artículo

stats