DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aquellas tardes de felicidad del Oviedo contra el Girona: "Vivimos un ambiente de Primera"

Toché celebra un tanto con Diegui al fondo, ante el Girona

Toché celebra un tanto con Diegui al fondo, ante el Girona

Jugar contra el Girona en el Tartiere significa casi siempre felicidad en el oviedismo. “Ese día vivimos un ambiente de Primera División. Coincidió con la celebración del aniversario y fue muy especial. El tipo de partido que recuerda un futbolista”.

Lo rememora Toché, exgoleador del Oviedo ahora en las filas del Orihuela, en Segunda B. Habla el delantero sobre un partido celebrado en el Tartiere hace cuatro temporadas. El Oviedo de Fernando Hierro era el 5.º y el Girona el 2.º Resultado: 2-0. El doblete habitual de Toché bajo la lluvia. El primero fue de instinto. El murciano cazó un balón suelto en área tras un córner que peinó Linares. El segundo llegó tras una conducción medida de Diegui, de moda tras su gol en el derbi, y un pase al espacio de quilates más propio de un mediapunta. Los dos se abrazaron en una celebración para el recuerdo.

“Ya perdí la cuenta de cuantas veces me enseñó (Diegui) esa jugada. Me la ponía en el móvil en la habitación del hotel. La verdad que fue una gran acción. Yo le decía que se había ido ‘de excursión’”, bromea Toché, que fue el mejor amigo del lateral derecho azul mientras coincidieron en el vestuario del Oviedo. “Habló mucho con él. Antes del derbi tuvimos contacto. Le vi fastidiado por su situación, algo normal, y le dije que se centrase en entrenar. Que al final le llegaría la oportunidad. ¡Mejor día imposible”, dice el exdelantero, que precisamente anotó el primer gol del Oviedo en un derbi tras la vuelta de los duelos de rivalidad, en el empate en El Molinón de la temporada 2017-2018 (1-1).

Toché, que metió 42 goles con el Oviedo en cuatro temporadas, destaca el citado partido contra el Girona con Hierro como entrenador por el ambiente vivido en el Tartiere. “La afición siempre preparaba algo especial cuando había aniversario y esa noche estuvieron de diez. La lástima fue no redondear aquella temporada jugando el play-off”, recalca Toché. El delantero, que sigue al Oviedo desde la distancia, ve irregular al equipo del Cuco, aunque espera que pronto cierre la permanencia en la categoría y que la victoria ante el Sporting anime al conjunto azul. “Veo que el Oviedo puede ganar a cualquiera, pero también perder ante cualquier rival. Ves los partidos y no sabes qué puede pasar. Antes del derbi hablé con Cervero y los dos estábamos dudosos por qué podía pasar. Tras ganar al Sporting, la salvación está muy cerca y esperemos que puedan certificarla pronto”.

La felicidad del Oviedo ante el Girona tuvo su continuidad el año pasado en el Tartiere. El 20 de octubre el conjunto azul consiguió el primer triunfo en casa tras un pésimo inicio. Un contundente 4-2 con goles de Ortuño (2), Borja y Bárcenas fue suficiente para elevar la moral del grupo en un partido recordado por la tempranera expulsión de Granell a los 17 minutos y por el rifirrafe entre Rozada y Stuani. El por aquel entonces técnico azul le recriminó al delantero saltar con el codo por delante. “Respeto máximo, pero el codo abajo”, le espetó el ovetense al delantero.

Compartir el artículo

stats