DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una victoria por Artabe: la previa del Oviedo-Girona

El histórico delantero azul, con la ayuda de Chus Herrera y Lalo, le metió tres goles al Girona hace 63 años y el Oviedo ascendió a Primera División esa temporada

Borja  Sánchez. | Irma Collín

Borja Sánchez. | Irma Collín

Han pasado 63 años y resulta complicado que alguien recuerde aquella tarde. Ni él mismo le dio importancia con los años. “No era de vacilar de sus goles, nunca hablaba de ellos, sí de las anécdotas, de sus compañeros, entrenadores...”, recuerda Iñaki Artabe. Pero lo que hizo su padre aquel 2 de febrero de 1958 en el campo del Oviedo fue básico para el equipo azul.

Una victoria por Artabe

Porque Francisco Javier Artabe, histórico delantero del Oviedo fallecido en noviembre del año pasado, sentenció al Girona con un hat-trick que permitió que el conjunto azul siguiese luchando por el ascenso a Primera. Fue el mejor partido de Artabe en aquella temporada, en la que logró doce goles importantes para que el Oviedo acabase ascendiendo. En esa campaña se cumplió una regla no escrita: si Artabe metía, el Oviedo no perdía: siete victorias y dos empates.

El Oviedo acabó ascendiendo a Primera y estuvo siete temporadas seguidas en la élite. Las crónicas de la época destacaron el instinto goleador de Artabe en aquel partido, que se ayudó del buen desempeño de Chus Herrera y Lalo, claves para conseguir la victoria. El de Artabe es quizás el precedente más feliz para el Oviedo de todas las visitas del Girona a Asturias, que se suele marchar con varios goles en contra. Los dos equipos se enfrentan esta tarde en el Tartiere (14.00 horas, Movistar) y la historia favorece claramente a los de azul. Desde los tiempos de Artabe hasta los de Borja Sánchez, Christian y compañía.

Tuvieron que pasar cincuenta años de enfrentamientos entre el Girona y el Oviedo para que el club catalán pudiese cantar bingo por primera vez en el Tartiere. Fue en la campaña 2015-2016, la primera en Segunda para el Oviedo después del ascenso. Borja Valle abrió el marcador para el equipo entrenado aquel entonces por Egea, que no obstante acabaría perdiendo por 1-2 tras los goles de Granell y Mata. Ese fue el único borrón en las cuentas entre el Oviedo y el Girona, cuyos duelos en la capital asturiana se han caracterizado por numerosos goles.

De hecho, en las victorias azules frente a los catalanes en suelo asturiano, el equipo carbayón siempre venció por al menos dos goles de diferencia. El global es de cinco victorias y una sola derrota. Hoy el Oviedo buscará la sexta a lomos de Borja Sánchez, goleador el año pasado ante el equipo catalán (4-2) y el mejor azul en ese encuentro, y con Artabe en el recuerdo.

Así llega el equipo

Motivado tras ganar el derbi, el Oviedo buscará esta tarde ante el Girona (14.00 horas, Movistar) dar un paso de gigante hacia la permanencia. Una victoria ante un candidato al play-off plagado de bajas dejaría al equipo azul con 46 puntos, a solo cuatro de la ansiada marca de los 50, que debería bastar para amarrar la salvación en la categoría. Para lograrlo, Ziganda parece estar dispuesto a tirar de continuidad. El Oviedo llega al partido con tres bajas: Juanjo Nieto, Javi Mier y Viti, y lo esperado es que el técnico repita el mismo once del pasado sábado en El Molinón. El entrenador azul convocó ayer a 19 futbolistas y en los ensayos probó con la misma alineación que acabó funcionando en Gijón.

En la defensa, Diegui apunta a repetir como titular por primera vez en toda la temporada. Su buena actuación ante el Sporting, gol incluido, y la citada baja de Nieto, le empujan hacia el protagonismo. Lucas volvería a ocupar una plaza en el lateral izquierdo, con Grippo y Arribas de centrales. El centro del campo parece la línea con menos dudas, con Tejera y Edgar prácticamente inamovibles. Mier está fuera de combate por una fascitis, Jimmy es el único recambio para la medular y prácticamente no está contando para Ziganda. Las alas también tienen dueños fijos, con Sangalli por la derecha y Borja Sánchez por la izquierda intocables en el once.

Arriba, Nahuel y Leschuk apuntan a repetir en la alineación. El Oviedo se entrenó ayer bajo la atenta mirada de Francesc Arnau, director deportivo, y Federico González, director general. La plantilla se concentró poco después, a las 20.00 horas, en un hotel ovetense hasta partir hoy hacia el Tartiere. El Girona, por su parte, llega al encuentro con la ilusión intacta por lograr colarse en play-off (va séptimo, a 4 puntos de la promoción), pero en cuadro con un total de siete bajas en su plantilla. Francisco Rodríguez, técnico del Girona, ha tenido que confeccionar una lista con solo 13 jugadores del primer equipo y ha tenido que tirar de la cantera. El delantero Mamadou Sylla causó baja de última hora por una lesión en el bíceps femoral de la pierna derecha y se une a los lesionados Bernardo, Samu Saiz y Pablo Moreno. Santi Bueno, Aday y Gumb, sancionados, son el resto de bajas. Francisco solamente tiene a un central disponible del primer equipo, pero aun así planea seguir tirando del esquema de tres centrales y dos carrileros, clave en su éxito actual. La principal amenaza del Girona es Stuani, que esta campaña está por debajo de sus registros anotadores, con ocho goles. El exoviedista Yoel Bárcenas apunta a ser suplente.

Compartir el artículo

stats