El presidente del Oviedo, Jorge Menéndez Vallina, lanzó un críptico mensaje esta mañana en su cuenta de twitter en plena crisis con el Sporting a raíz de la polémica con la cantera. El mandatario, parafraseando a Lord Palmerston, escribió lo siguiente: : "Inglaterra no tiene amigos permanentes ni enemigos permanentes. Inglaterra tiene intereses permanentes".

Lord Palmerston, la figura histórica que ha inspirado a Menéndez Vallina para su nuevo tuit, fue un político británico que ocupó el cargo, entre otros, de primer ministro del Reino Unido a mediados del siglo XIX durante dos ocasiones. Sus acciones beligerantes en su etapa como ministro de Asuntos Exteriores, alguna de ellas muy polémicas, son consideradas como prototipos de la práctica del intervencionismo liberal. Uno de sus “poderes” fue controlar la opinión pública al estimular el nacionalismo británico. La reina Victoria y la mayor parte de los líderes políticos desconfiaban de él.

Te puede interesar:

De ahí que se le achaque que sus principales debilidades fueran la mala gestión de sus relaciones personales y los continuos desacuerdos con la reina sobre el papel de la casa real en la política internacional. 

El pragmatismo político de Lord Palmerston se resume en la frase utilizada por Menéndez Vallina, que completa es así: “No tenemos [Inglaterra] aliados eternos, y no tenemos [Inglaterra] enemigos perpetuos. Nuestros intereses son eternos y perpetuos, y nuestra obligación es vigilarlos”. El historiador Algernon Cecil resumió su legado con otra cita que recoge Wikipedia: “Palmerston puso su confianza... en la Prensa que se esforzó por manipular; en el Parlamento, que aprendió a manipular mejor que cualquier otro hombre viviente; y el país, cuyo temperamento supo mejor que nadie captar y el peso de su nombre y recursos que le llevó a soportar cualquier negociación con un descaro patriótico que nunca ha sido superado”.