Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Con Arnau en la memoria: la crónica del Oviedo-Mirandés

El Oviedo cierra la Liga en el Tartiere con otro empate ante un Mirandés que fue mejor

Los jugadores del Oviedo y del Mirandés, ayer, durante el minuto de silencio por Francesc Arnau. | Luisma Murias

Los jugadores del Oviedo y del Mirandés, ayer, durante el minuto de silencio por Francesc Arnau. | Luisma Murias

El Oviedo no pudo dedicarle la victoria a Francesc Arnau y se tuvo que conformar con un punto para despedir la Liga en el Tartiere, en un partido en el que el Mirandés fue mejor y mereció más

El partido, con todos los condicionantes que tenía, era lo de menos. El Oviedo jugaba para cumplir el trámite, pero con la mente de todos está en otro sitio por el repentino fallecimiento de Francesc Arnau, que conmocionó al mundo del fútbol. El Oviedo y el Mirandés llegaron al choque con los deberes hechos. La victoria era un premio menor, pero en el caso del Oviedo quería dedicársela a Arnau. Sin embargo, los azules, salvo el tramo inicial del partido, fueron inferiores a un Mirandés al que le faltó acierto en los remates.

El entrenador del Oviedo, José Ángel Ziganda, optó por alinear a los jugadores más habituales en el partido de la despedida de la temporada. Tan sólo Femenías, Arribas y Edgar se mantuvieron en el once con respecto al equipo que fue goleado en Vallecas en un claro mensaje de la importancia que concedía a un partido en el que no había nada en juego, salvo dedicarle la victoria al fallecido Arnau. El Oviedo entró en el partido con mucha intensidad ante un Mirandés que parecía mucho más relajado. Los azules solo necesitaron el primer disparo a puerta, en el minuto 3, con un lanzamiento desde fuera del área de Tejera, para adelantarse en el marcador y además dedicárselo a la memoria de Arnau, ya que todos los jugadores se fueron hacia el fondo para recoger unos guantes que tenía un empleado del club y elevarlos al cielo en señal de homenaje para el director deportivo azul. Tras el gol, el Oviedo comenzó a bajar la intensidad ante un rival que iba creciendo con el balón, gracias al buen criterio de juego del exoviedista Javi Muñoz.

El equipo burgalés se hizo con el dominio del juego y comenzó a avisar de sus intenciones, aunque antes Nahuel, en el minuto 14, tras una buena jugada de Tejera, tuvo en sus botas una clara ocasión que desperdició por un mal primer control. El Mirandés tuvo su primera opción clara en un disparo desde fuera del área de Pablo Martínez, pero el balón, tras pegar en el poste y posteriormente en Femeninas, se marchó a córner. Poco después, el portero oviedista se vio obligado a desviar a córner un buen lanzamiento de Javi Muñoz. El equipo de José Alberto era mejor que el Oviedo, combinaba bien y llegaba con peligro a las inmediaciones del área azul, pero le faltó acierto en el último pase para gozar de claras ocasiones ante un Oviedo conformista y que esperaba sus opciones a la contra.

En la segunda parte, sucedió más de lo mismo, el Mirandés fue mejor con el balón y anuló a un Oviedo que mostro las mismas carencias de toda la temporada en el Carlos Tartiere. Al final, los azules salvaron un punto para lograr su octavo empate en su campo en una temporada para olvidar.

Compartir el artículo

stats