DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Cuco se pasa al teletrabajo: así pasa el navarro el compás de espera hasta renovar

El técnico azul analiza vídeos de futbolistas en su domicilio ovetense a la espera de firmar su renovación

El Cuco Ziganda, en  El Requexón. | I. COLLÍN

El Cuco Ziganda, en El Requexón. | I. COLLÍN

Sábado, 29 de mayo. El Oviedo empata ante el Tenerife en el estadio Heliodoro Rodríguez López (2-2) y el equipo echa el telón a un curso gris. El Cuco Ziganda habla por última vez en la temporada tras casi un centenar de ruedas de prensa. Hace un sincero balance de la campaña, dice que desde febrero el equipo no le gustó y sobre su futuro deja un titular: “Si el Oviedo quiere, me quedo”. Y el Oviedo le quiere –eso dice el club– pero el Cuco espera. Lleva ya nueve días esperando sin moverse de Oviedo. Y sigue. No es que esté desesperado con los tiempos del Oviedo, pero sí bastante resignado.

La entidad se encuentra en “stand by” hasta que no haya director deportivo, aunque la continuidad del técnico es una cuestión de la directiva y de la propiedad. Poco tendrá que decir el director deportivo sobre el Cuco, pero el club tiene en la nevera ambos acontecimientos. El navarro, según los que le tratan, está sorprendido con los tiempos de la entidad, que vive pendiente de México.

Nada que ver con lo sucedido la temporada pasada, cuando el Oviedo activó la cláusula de renovación del navarro a los pocos días de finalizar la campaña. Ahora el ritmo es más lento. “Las cosas de palacio van despacio”, bromea alguno en el club. Acostumbrado en su carrera a otro tipo de funcionamientos, como los del Athletic de Bilbao, el Cuco ha decidido no perder el tiempo y aprovecha las horas trabajando desde su domicilio. El navarro vive en el centro de la ciudad y pasa los días hasta sentarse a negociar viendo muchos partidos de fútbol y realizando labores de “scouting” (seguimiento de jugadores). También aprovecha para hacer footing: es habitual verle correr por las tardes en los alrededores del parque San Francisco.

Las labores de “scouting” incluyen tareas más propias de la secretaría técnica a las que un entrenador no les puede dedicar mucho tiempo durante el curso por el ritmo de los entrenamientos. “El Cuco es un profesional y tiene contrato hasta el 30 de junio”, explican desde su entorno. El técnico azul está en contacto casi permanente con David Comamala, que es el secretario técnico del Oviedo y también sigue en la ciudad a la espera de resolver su futuro. El catalán tiene contrato en vigor, pero podría salir del club.

El Cuco aprovecha para departir con agentes de jugadores y diferentes directivos del mundo del fútbol. Se despidió de futbolistas que ya se fueron del Oviedo, como Diegui o Carlos Hernández. Los que le han tratado en este compás de espera aseguran que el Cuco da por hecha su continuidad en el Oviedo, aunque lo cierto es que es un técnico que está en el mercado porque su contrato acaba el 30 de este mes. Su entorno asegura que no escucha ofertas, pendiente del Oviedo, pero de momento los equipos están bastante parados. El Eibar, que lo tenía en su lista de posibles entrenadores, ha apostado por Gaizka Garitano. El Cuco sigue esperando.

Compartir el artículo

stats