Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El proyecto del Oviedo empieza por Ziganda, renovado otra temporada

El club azul firma la continuidad del Cuco y habla de “prioridad máxima” para encontrar director deportivo, una búsqueda en dos frentes: Asturias y México

Ziganda, en El Requexón en un entrenamiento. | Irma Collín

Con el fin del campeonato aún caliente, sin tiempo para análisis profundos, José Ángel Ziganda dijo en voz alta lo que sentía sobre su estancia en el Oviedo. “Si el club quiere, seguiré”, explicó ante la prensa. Las semanas previas ya había dejado pinceladas de su deseo, pero nunca se había expresado de una forma tan clara. El anhelo de Ziganda era seguir. Y el del consejo, que se mantuviera en el cargo. A las buenas palabras le siguieron en las últimas horas los contactos necesarios para cerrar el nuevo contrato que, en unas condiciones similares al anterior, ligan al Cuco con el club azul durante la próxima temporada.

Ziganda y Manolo Paredes, ayer, durante la firma del contrato. | Real Oviedo

Es el primer paso del Oviedo de cara a su futuro más inmediato. Llama la atención que se haya producido antes incluso del nombramiento de un director deportivo, quien sería en teoría el encargado de dar el visto bueno al integrante del banquillo. La renovación de Ziganda pone de manifiesto un par de cosas. La primera, que el navarro es la cara visible del proyecto. El estandarte. Es la apuesta del consejo de administración, basada en su conocimiento de la casa y su personalidad para apostar por los canteranos.

La segunda no deja en tan buen lugar al club. Revela que la entidad sigue dilatando la toma de la decisión definitiva respecto al director deportivo a pesar de que los contactos con los candidatos se han desarrollado desde hace casi tres semanas. Al Oviedo le sigue faltando un pilar, pero la entidad pide calma en la toma de una decisión que, como todas las de calado, depende del visto bueno de Arturo Elías.

En ese intento por pedir sosiego a la afición, el club introdujo en su comunicado para anunciar la continuidad de Ziganda un párrafo dedicado a la búsqueda del responsable de la planificación deportiva: “El club continúa trabajando desde todos los ámbitos de la entidad, sentando las bases para la construcción de su proyecto 21/22, siendo prioridad máxima el cierre de la incorporación del nuevo director deportivo”. Esa “prioridad máxima” se traduce como el siguiente paso en la configuración del nuevo Oviedo.

Lo cierto es que el proceso, comandado por Federico González (asesor del máximo accionista en el club) con la ayuda de David Mata (gerente), está dilatándose más de la cuenta. La entidad no ha cumplido con los plazos que se marcó en su momento. Junio es un mes de movimientos y el Oviedo parte en desventaja, al no poder cerrar ninguna operación sin antes contar con un director deportivo.

Como ha sucedido en otras ocasiones, la negociación se mueve en dos direcciones: el trabajo que se hace en Asturias y las decisiones que pueda tomar Arturo Elías por su cuenta desde México. Desde las oficinas del Tartiere se han desarrollado entrevistas con diversos candidatos, de diferentes perfiles, en las últimas semanas, en un proceso que recuerda al vivido en diciembre de 2019. En aquella ocasión, la directiva encabezó un casting, con sede física en el hotel Marriot de Madrid, y sin embargo la cosa acabó con la decisión unilateral de Elías, bajo la recomendación de Carles Puyol. Arnau fue el elegido entonces. Nadie en el club descarta a estas alturas que la actual búsqueda tenga un desenlace similar.

Mientras Arturo se piensa la decisión, en el club hay algunos nombres subrayados. El de Rubén Reyes, actualmente secretario técnico del Rayo, es uno de los que más gustan. Su nombre siempre ha estado en las quinielas, empujado por el consejo, aunque no en la posición prioritaria.

Compartir el artículo

stats