Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Vetusta acelera: medita el entrenador de la siguiente temporada

Jaime Álvarez, jugador del Covadonga, uno de los candidatos para entrenar a filial azul

Emilio Cañedo y Mario Prieto, en una imagen de archivo. | Luisma Murias

Emilio Cañedo y Mario Prieto, en una imagen de archivo. | Luisma Murias

La planificación del Vetusta coge velocidad de crucero. Federico González y David Mata, asesor del Grupo Carso y gerente del club respectivamente, han mantenido diversas reuniones en los últimos días para perfilar las líneas maestras del filial, que el año que viene competirá en Tercera División tras el descenso de categoría. A expensas de la llegada de Rubén Reyes a la dirección deportiva, que tendrá mucho que decir sobre el filial, las piezas ya están colocadas.

El asunto primordial que está sobre la mesa es la elección del entrenador. El club medita la situación de Emilio Cañedo, técnico durante las dos últimas temporadas. La entidad sopesa apostar por otro técnico la campaña que viene, pero la decisión todavía no está tomada.

Los planes de la entidad es que todo quede cerrado en los próximos días. En el Oviedo tienen en buena estima a Cañedo, al que consideran un hombre de club y un profesional válido para la cantera oviedista. No se puede descartar por tanto que el ovetense siga ligado a la entidad en otro puesto diferente al de entrenador del filial.

Paralelamente, y a la espera de resolver la situación de Cañedo, el Oviedo tiene encima de la mesa diferentes opciones en caso de que el ovetense no continuase. Uno de los técnicos que gusta mucho en el Oviedo es Jaime Álvarez, futbolista del Covadonga que esta temporada también fue entrenador del juvenil de Liga Nacional del conjunto ovetense, con el que ascendió a División de Honor. Jaime Álvarez, canterano del Oviedo y que alcanzó el primer equipo, gusta mucho en el club. Apostar por profesionales con pasado en el club azul es una de las metas que la entidad perfila en estos momentos. Jaime Álvarez no es el único candidato que maneja el Oviedo para el filial si no sigue Cañedo, pero sí uno de los que más consenso crea en el club.

El club también deberá abordar la situación de la plantilla, que sufrirá una gran revolución. En estos momentos solo hay diez jugadores con contrato en vigor y se pretende que algunos de ellos hagan la pretemporada con el primer equipo. Uno de ellos es Javi Cueto, el máximo goleador la temporada pasada, que parece complicado que siga en Tercera División.

El Oviedo deberá tomar una decisión sobre el ariete en el caso de que no tenga sitio en el primer equipo a las órdenes de Ziganda. En ese caso, una cesión sería la opción más probable para seguir con su formación. La idea que ronda el Vetusta, sea cual sea el entrenador, es apostar por jugadores de la casa y romper con la política de fichajes de fuera de Asturias.

Paralelamente a la situación del técnico del Vetusta, el club está en plena reestructuración de la gestión de la cantera. Roberto Suárez es en estos momentos el máximo responsable de las categorías inferiores.

El consejo es uno de los defensores de la labor del exjugador ovetense, que con Arnau llegó a ser ascendido a la secretaría técnica, aunque luego volvió a centrarse exclusivamente en los asuntos de la cantera. Tras la salida de Eduardo Rergis, el ovetense quedó como principal responsable.

De Suárez se valora su desempeño en la formación de las jóvenes promesas y se pone sobre la mesa el “desarrolló” que ha tenido la cantera en los últimos años. La situación de Suárez también queda supeditada a la llegada de Rubén Reyes y a las decisiones que vaya cerrando el club. Una de las últimas que se han tomado está cerca de cristalizar.

El ovetense Jaime Arias es el elegido para ser entrenador del División de Honor del Oviedo y salvo contratiempo será nombrado en los próximos días. Arias dirigió el año pasado al Liga Nacional, que quedó campeón.

Compartir el artículo

stats