Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Qué fue de aquellos fichajes, nueva serie de reportajes veraniegos de LA NUEVA ESPAÑA

Koné se llevó los aplausos

El africano fue el fichaje estrella del Oviedo en su regreso a Segunda y llegó al club con un preparador físico para él

Koné, en un partido en el Tartiere ante el Numancia. | LNE

Koné, en un partido en el Tartiere ante el Numancia. | LNE

Probablemente fue por lo inexplicable que tiene el fútbol, pero pocas ovaciones hubo en el Tartiere en los últimos años a un recién llegado a la casa como las que se llevó Koné (Bingerville, Costa de Marfil, 1991). Jornada 7 de la temporada 2015-2016, el primer curso tras el regreso. El ánimo del oviedismo estaba por las nubes y el fichaje estrella fue el del africano, que se disponía a debutar. Salió al campo los últimos siete minutos ante el Mallorca y Koné notó el rugir del oviedismo en positivo.

A otros como Toché, que acabó siendo un referente en esta etapa en Segunda, le costó bastante más. Pero lo gordo para el africano vino días después, en una eliminatoria de Copa ante el Mirandés en el Tartiere en la que el Oviedo cayó eliminado y acabó jugando con nueve jugadores.

Koné fue sustituido en la segunda parte y la afición le despidió en pie. Esa noche había logrado un gol. Después de las ovaciones, llegó un cierto desencanto. El de Koné fue el primer fichaje de relumbrón del Oviedo en esta última etapa en Segunda. Su llegada se produjo tras un culebrón veraniego. El Racing acabó cediendo y los dos clubes acordaron una cesión por la que el Oviedo pagó 175.000 euros. El club azul estaba encantado con la operación, aunque había cierta preocupación por los contratiempos físicos del costamarfileño, propenso a las lesiones.

Koné llegó a El Requexón, por aquel entonces con menos recursos que los actuales, con su propio readaptador, Miguel Pedrajo, que desde entonces se convirtió también en su representante.

El delantero anotó cinco goles esa campaña con el Oviedo, que intentó que siguiese un año más como carbayón, pero se negó a pagar los 1.825.000 euros por el traspaso. El que estaba llamado a ser delantero referencia acabó en el Leganés y hasta la actualidad ha jugado en el Eupen de la primera belga (sigue allí), en el Málaga y en el Deportivo.

Como ese viejo conocido que siempre acecha, su fichaje de vuelta estuvo muy cerca en varias temporadas, pero nunca se concretó. No acabó de milagro en el Sporting en el pasado mercado de invierno. Finalmente, el club rojiblanco fichó a Campuzano. Koné sigue en Bélgica, y el Oviedo tendrá que volver a buscar delantero.

Compartir el artículo

stats