Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los planes de Rubén Reyes a largo plazo: "Mi objetivo es traer jugadores que creen recursos para el futuro"

“No quiero ser solo un gestor telefónico a las órdenes de un club”, indica el nuevo director deportivo del Oviedo, que habla de fichar “al menos 10 jugadores”

Reyes, Paredes y Rivas, en la sala de prensa del Carlos Tartiere. |

Reyes, Paredes y Rivas, en la sala de prensa del Carlos Tartiere. |

Flanqueando a Manuel Paredes, presidente en funciones del Oviedo, los dos nuevos. Que en realidad son viejos conocidos para la parroquia azul. El Oviedo tiene un plan. Quiere darle una vuelta de tuerca al proyecto. Nada de luces cortas, la planificación alza la vista y mira más allá. Novedad en el rumbo de una nave que, a golpe de mensaje desde México, se había instalado en el aquí y ahora. Subir a Primera y tocar la élite parecía el único destino posible de este equipo comandado por Carso. Ahora, el discurso cambia. Se habla de obtener frutos a medio plazo. De construir con vistas al futuro. En esta tesitura se embarcan Rubén Reyes y Antonio Rivas, los nuevos viejos conocidos. La presentación en sociedad, en la sala de prensa del Carlos Tartiere, tuvo guiños claros al pasado del club azul.

“Hoy echa a andar el Oviedo 21/22”, dijo Paredes a modo de presentación. Y el turno de palabra pasó, en primer lugar, al exanalista del Rayo que demostró tener las cosas claras. “Un club crece a través de tener patrimonio deportivo. Hay un vacío de 12 o 13 jugadores y no puede suceder cada año: se consume el presupuesto y se generan pocos beneficios. Mi objetivo es traer jugadores que creen recursos para el futuro, que tengan rendimiento no solo para un año”, expuso Reyes. “Hay que fichar al menos 10 jugadores”, añadió.

Su mensaje se traduce por la apuesta por futbolistas jóvenes, que crezcan en el Oviedo y puedan, en el futuro, salir con una venta y creen patrimonio en el club. El discurso, en este punto, se parece bastante al que enarboló Michu como secretario técnico del Oviedo. Sostenía el asturiano en su momento que el club debía darle la alternativa a los chicos de abajo (lo hizo con Borja, Lucas, Edu Cortina…) y fichar a gente joven, con recorrido (Juanjo Nieto): jugadores aprovechables y que pueden generar traspasos. El Oviedo hace demasiado tiempo que no vende a un futbolista.

Las imágenes de la presentación de Rubén Reyes

“Me voy a adaptar al límite salarial que haya”, continuó Reyes su exposición; “Voy a tratar de adaptarme dentro del mercado. Mi objetivo no es que el Oviedo mejore a un año vista, sino generar estabilidad y patrimonio deportivo. Que haya que fichar tantos futbolistas no lo veo como algo negativo, sino como una gran oportunidad de mercado, porque hay que hacer muchos fichajes”. En sus planes entran las categorías inferiores. “El canterano tiene un valor añadido. Hay que invertir en él tiempo y recursos para que llegue al primer equipo en las mejores condiciones”, defendió.

Reyes, que señaló que Ziganda era “el mejor entrenador que podemos tener”, dejó algunas pinceladas sobre la plantilla que pretende construir. “Me gustaría tener un equipo versátil, con alternativas. Acercándome a los perfiles que el entrenador quiere, pero siempre priorizando la idea del club”, explicó. También mostró personalidad cuando contó lo que pretendía hacer en el Oviedo: “Visualizar partidos, ver mercado, desarrollar departamentos que estén a la altura del fútbol actual y que nos puedan ayudar… No quiero ser solo un gestor telefónico a las órdenes de un club, quiero estar involucrado”.

Las imágenes de la presentación de Rubén Reyes

Descubrió, además, una de las facetas que quiere explotar en el Oviedo: el conocimiento de competiciones extranjeras. “Le doy mucha importancia a los futbolistas de ligas extranjeras y no me va a temblar el pulso por apostar por ellos. Ojalá pueda incorporar a algún jugador de fuera que conozcamos”, expuso el gijonés con firmeza. Y cerró su idea sobre la plantilla: “Quiero aprovechar el mercado que tengo entre mi cabeza, mi libreta y mi ordenador. No me voy a dar ninguna prisa”.

Las referencias al pasado no se limitaron a los dos protagonistas del día. Entre los periodistas, en uno de los pupitres, asistía al acto Manuel Lafuente, presidente del Oviedo en los tiempos más duros. Uno de los que sufrió las penurias junto a Antonio Rivas. También estuvo presente la plana mayor del club. Con Federico González. asesor de Carso, a los mandos. Junto a él, David Mata (gerente), César Martín (encargado de relaciones institucionales) y Pedro Luis González (que regresa de la mano de Rivas a la entidad azul). “No soy solo director deportivo, soy oviedista y aficionado”, subrayó Reyes como colofón a una intervención cargada de sentido común. Ahora le toca ponerlo en práctica en el denso mercado de Segunda.

Compartir el artículo

stats