Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Laurina Exjugadora del Oviedo, nueva jugadora del Betis, de Primera Iberdrola

“Me costó dejar el Oviedo, pero el Betis es una oportunidad irrechazable”

“Meter un doblete en el Tartiere es un recuerdo que llevaré siempre conmigo y que guardaré con muchísimo cariño”

Laurina, con el Betis

Laurina, con el Betis

Laura Gutiérrez “Laurina” cambia Luanco por Sevilla. La delantera de 21 años está en una nube: ayer se hizo oficial su llegada al Betis Féminas, equipo de la Primera Iberdrola, la máxima categoría del fútbol femenino. Firma por dos temporadas. La luanquina, de 21 años, ve así cumplido un sueño tras una gran temporada con el Oviedo, en la que quedó máxima goleadora con 10 tantos. Laurina, estudiante de Fisioterapia, reflexiona sobre su salto a Primera y hace balance sobre su etapa en el club azul.

–¿Cómo se fraguó su fichaje?

–El interés del Betis viene de lejos, aunque también había otro equipo importante interesado. Hablamos con unos y con otros, pero el proyecto del Betis me llamó la atención desde el principio por su apuesta por la gente joven y la profesionalidad del club. También me gusta mucho la ciudad. Creo que es un salto muy importante en mi carrera.

–¿Qué supone para usted llegar a la Primera Iberdrola?

–Es un sueño hecho realidad y mucho más tal y como están ahora las cosas, con la profesionalización del fútbol femenino tan reciente.

–¿Tanto está avanzando el fútbol femenino?

–Está avanzando, sí, pero poco a poco. Las cosas de palacio van despacio... Con el triplete que consiguió el Barcelona se tiraron muchas puertas abajo. Muchas niñas que están empezando ahora a jugar al fútbol tienen referentes y eso es importantísimo para que el crecimiento no se detenga. Nos queda mucho para llegar al nivel del fútbol masculino, pero estamos en ellos.

–¿Qué hace falta?

–Sobre todo, patrocinadores y más dinero para seguir creciendo. Que nos den bombo, vaya. Hay mucha gente que apuesta por el fútbol femenino.

–¿Le costó mucho dejar el Oviedo?

–Mucho. Son seis años seguidos en el Oviedo. Llegué con quince años del Marino de Luanco y me voy con 21. El Oviedo es mi casa y el sitio donde aprendí todo. Siempre lo consideraré mi hogar, pero la oportunidad de jugar en el Betis era irrechazable.

–¿Con qué se queda de toda esta etapa?

–Más que con los momentos deportivos, me quedo con la gente. He tenido la oportunidad de compartir vestuario con gente increíble a las que considero ya mi familia. Eso es impagable en el fútbol.

–¿La pasada fue su mejore temporada en el Oviedo?

–Fue muy dura por el covid. Había que tener en cuenta muchas restricciones y los entrenamientos a veces se hacían raros. Poniendo a un lado la pandemia, individualmente me salió un buen año y en lo colectivo también. Estoy muy contenta con mi proceso de maduración: me atreví a hacer más cosas en el campo, me asenté en el equipo...Por así decirlo, fui líder.

–Anotó un doblete en el último partido con el Oviedo, que se celebró en el Tartiere.

–Es un orgullo, un recuerdo que llevaré siempre conmigo y que guardaré con muchísimo cariño. Fue una sensación indescriptible la verdad y estoy muy feliz de poder formar parte de la historia del Real Oviedo

–¿Qué necesita el Oviedo para seguir creciendo?

–Tienen que fichar a gente joven y hacer un proyecto de futuro teniendo una base buena de jugadoras. Es importante eso para crecer como club.

Compartir el artículo

stats