Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jirka se acuerda de Dubovsky y pide luchar por el ascenso

“El Oviedo juega mucho al contraataque y yo soy muy veloz”, dice el nuevo jugador azul

10

Las imágenes de la presentación de Jirka Luisma Murias

Se presentó de forma rápida. Una especie de flash. Como el fútbol que promete desarrollar en el Tartiere durante las dos (pueden ser tres) siguientes temporadas. Erik Jirka (Trnava, Eslovaquia, 1997) se plantó ayer a mediodía en la sala de prensa del estadio azul acompañado de su agente, Adrián Lucán, que hizo de improvisado traductor. Vaqueros y polo del club, brazos tatuados, un llamativo reloj y una tímida sonrisa, el primer mensaje del nuevo extremo azul fue de recuerdo a una leyenda. Su llegada a Asturias se explica por ella.

“En el Oviedo jugó Peter Dubovsky, éste es un club histórico y creo que es lo mejor para mí. Es un orgullo ser el segundo eslovaco de la historia del Oviedo y también una motivación. Tengo ganas de triunfar como él y es importante para mí crecer en este club”, dijo Jirka. Tipo ambicioso, tuvo claro qué responder cuando le preguntaron sobre el objetivo de la temporada: “Esperemos que el equipo pueda subir a Primera División, haré todo lo posible para conseguirlo”.

Jirka cree que su estilo de juego le viene al Oviedo como anillo al dedo. Que puede aportar desde la banda derecha. La temporada pasada, con el Mirandés, alcanzó los 35 kilómetros por hora. Ahora intentará superar ese registro vestido de azul.

“El Oviedo juega un fútbol mucho al contrataque, muy rápido. Soy muy veloz y creo que puedo ayudar al equipo desde esa parcela”, explicó el jugador azul, que ayer se entrenó con el equipo en la sesión vespertina tras superar la prueba de coronavirus.

Jirka tendrá dura competencia en el Oviedo. Sangalli ha sido el dueño absoluto de la banda derecha las dos últimas temporadas, aunque en el curso que viene podría ubicarse de interior si el Cuco apuesta por el 4-3-3 que está utilizando en pretemporada. El eslovaco prefirió no hablar de sus compañeros (“no es una pregunta para mí”, dijo sobre su competencia en el equipo) y prometió trabajo.

Jirka se compromete con el Oviedo tras desvincularse del Estrella Roja y haber acumulado varias cesiones. La última en el Mirandés, donde quedó máximo goleador con cinco tantos tras una buena primera vuelta. La segunda fue más discreta.

El reto de Jirka es asentarse en un club. Admite el eslovaco que tanto préstamo no es bueno. “No es bueno ir de cesión en cesión, buscaba un club que me diese estabilidad y lo hemos encontrado aquí, en el Oviedo”, afirmó. Manuel Paredes, presidente en funciones, hizo de maestro de ceremonias del nuevo jugador. En la presentación también estuvo Federico González, hombre fuerte del Grupo Carso en el club, además de César Martín, responsable de relaciones institucionales del Oviedo.

Compartir el artículo

stats