Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nuevo Oviedo pinta bien: crónica desde Navia del primer amistoso

El equipo azul, que estrenó en Navia esquema y estilo, vence al Rayo Majadahonda en un buen partido en el que destacó Viti

Borja, Viti, Obeng, Sangalli y Lucas (tapado), celebran el primer gol del Oviedo ayer en El Pardo. | Real Oviedo

Borja, Viti, Obeng, Sangalli y Lucas (tapado), celebran el primer gol del Oviedo ayer en El Pardo. | Real Oviedo

Echaba de menos el Oviedo jugar con público. Se les notaba a los jugadores agradecidos por el calor de los 400 hinchas que acudieron ayer a El Pardo (Navia). También a Ziganda, que cambió el traje por el chándal y escuchó bien atento el rugir del público. Ese clásico “qué bien este guaje” que no se puede oír en el fútbol enlatado volvió a sonar en un partido del Oviedo. Le sentó bien al Oviedo, en fin, volver a palpar normalidad en una tarde llena de canteranos y caras nuevas.

Al final, victoria y buen sabor de boca: 2-0 ante el Rayo Majadahonda, de Primera RFEF y propiedad del todavía azul Alejandro Arribas, que no fue convocado pendiente de salir del club rumbo a Grecia. Lo más importante es que el nuevo estilo, el Oviedo de los tocones, parece que va en serio.

El Oviedo formó con un 4-3-3. Ziganda parece decidido a primar el centro del campo en su tercera temporada como técnico azul y el esquema es la novedad principal del verano.

Hubo ciertos apuntes a tener en cuenta. A vuelapluma. Viti, autor del primer gol, fue el hombre más destacado en el Oviedo desde el extremo derecho. Cornud y Costa, los únicos fichajes disponibles (Jirka no fue convocado), estuvieron correctos y el canterano Álex Suárez, titular por delante de Riki, también dejó buenos detalles desde el interior izquierdo.

La idea del Oviedo, así se vio, fue amasar la pelota. Jimmy actuaba de ancla, con Sangalli a un lado y el propio Suárez al otro. El dominio fue total. La intención final: llevar el balón rápido a las bandas, donde esperaban Borja Sánchez y Viti.

Así lo pidió una y otra vez Ziganda, especialmente encima del ovetense en la primera parte. Tras un par de acercamientos peligrosos, fue el de Laviana el que adelantó al Oviedo en el minuto 23 tras una buena asistencia de Lucas desde línea de fondo que Viti metió con la zurda. Nada pudo hacer Champagne, exportero azul en las filas del Majadahonda.

Poco antes del descanso el Oviedo pudo meter el 2-0 tras un penalti señalado a Obeng, que sufrió un agarrón de Vega. Borja Sánchez, errático, falló desde los once metros y reclamó un penalti en el rechace posterior.

Dos minutos después el Oviedo volvió a disponer de un penalti por una entrada de Iván López al propio Borja. Esta vez el lanzador fue Obeng, que mientras negocia irse a Portugal anotó con temple en El Pardo. Dos a cero y descanso con buenas sensaciones. Ziganda cambió a todo el equipo en la segunda parte salvo a Femenías y Jimmy. El esquema se mantuvo. Debutaron los canteranos Lucas Laso, Joselu, Osky y David Iglesias.

En el Majadahonda entraron los exoviedistas Néstor Susaeta y Gorka Giralt. El Majadahonda tuvo una ocasión clara tras un cabezazo de Ruizma y el Oviedo se esforzó por mantener el control. El mediocentro Yayo y el meta Hórreo entraron para dar más refresco al equipo. Riki probó a Giralt con un buen tiro, pero el Oviedo bajó bastante el pistón y nada reseñable sucedió salvo un par de acercamientos del Majadahonda, un equipo todavía por hacer, y algún detalle de la clase de Susaeta, que recibió una ovación. Al final, 2-0 y primera victoria del verano.

Viti bendice el nuevo sistema. El extremo Viti, autor del primer gol, valoró la victoria tras el partido. “Meter un gol reafirma la confianza, pero buscamos ir cogiendo minutos y partidos para cargar pilas. La idea es presionar arriba, encontrar líneas de pase, y con este sistema tenemos más posibilidades”.

Compartir el artículo

stats