Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Oviedo perdió más de tres mil socios en las últimas tres temporadas

El club, que alcanzó su techo de abonados en la temporada 2017-18, con casi 21.000, terminó la campaña pasada con 17.600

El Carlos Tartiere, lleno durante un derbi

El Carlos Tartiere, lleno durante un derbi Luisma Murias

El Oviedo tiene una brecha abierta con los abonados desde hace tres temporadas. El club azul cerró la campaña 2017-2018 con un récord histórico de socios, alcanzando la cifra de 20.796, el mejor dato desde la fundación del club, en una temporada en la que también se consiguió la tranquilidad económica al lograr la deuda cero. El club azul tenía en el año 2012, antes de la llegada del Grupo Carso, una deuda que rondaba los 15 millones de euros con las administraciones que, finalmente, quedó reducida al final de 2018 a una cantidad residual con la Seguridad Social (76.000 euros), debido a los plazos establecidos en el convenio de acreedores.

Sin embargo, los años de tranquilidad económica no han venido acompañados las últimas temporadas por buenos datos en el apartado de abonados, con un claro bajón en los últimos tres años, ni tampoco por la afluencia al campo de los aficionados, también en claro retroceso, temas que son un claro motivo de preocupación para el Grupo Carso.

La temporada 2017-2018 no se consiguió el objetivo deportivo de luchar por el ascenso a la máxima categoría, pero en la tercera campaña consecutiva en Segunda División, después de conseguir el ascenso en Cádiz en 2015, el Oviedo hizo historia al conseguir 20.796 abonados, la cifra más alta de socios en los 92 años de historia del club. El club carbayón superaba así el anterior techo, de la temporada 2015-2016, cuando regresó al fútbol profesional y finalizó la temporada con 20.593 abonados.

No fue la única noticia positiva para el Oviedo, ya que la asistencia al Tartiere también registró una notable alza. Según datos oficiales de la Liga, en lo que se refiere a la media por partido, esa temporada fueron al campo oviedista 14.003 personas, siendo la cifra más alta de asistencia desde el regreso a Segunda. El año anterior, fueron al Tartiere 13.629 aficionados (el Oviedo acabó esa campaña con 19.355 socios) y la 2015-116 acudieron al estadio 13.889.

Tras tocar techo con los abonados, la cifra se ha reducido de manera considerable en las últimas tres temporadas. En la siguiente, la 2018-2019, la cifra de socios fue de 20.046.

En la siguiente, la 19-20, la cifra aumentó a los 18.040, mientras que en la pasada, que se jugó toda ella sin público, la cifra de abonados del club fue de 17.601, la segunda peor desde su última etapa en Segunda División.

Ese año 2019, el último que se jugó de manera completa con público en los estadios, acudieron al Tartiere 263.119 aficionados, según las cifras de asistencia del club. La media anual fue de 12.529: más de dos mil personas por debajo de lo habitual desde que el Oviedo regresó a Segunda en el año 2015. Desde esa fecha, siempre rondó los 14.000 aficionados de media cada quince días (en 2018 fue exactamente de 14.646), pero en el quinto año en Segunda comenzó a apreciarse el desgaste social para la entidad. El asunto de la asistencia ha sido el reto pendiente del Oviedo desde hace ya varias temporadas, ya que existe un desfase entre socios y asistentes al campo, ya que al menos 5.000 socios que tienen abono no acuden a los partidos del Tartiere.

La brecha social del Oviedo con los abonados se acentúa ahora con los precios de la nueva campaña de abonados para la próxima temporada. El club se defiende de las críticas de los aficionados argumentando que necesita ingresos para confeccionar una plantilla de garantías, pero una gran parte de los abonados considera que los ingresos se podrían conseguir en otras áreas.

Compartir el artículo

stats