Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El vaso medio lleno: la crónica del Lugo-Oviedo en Ribadeo

Javi Mier dispara a puerta en la jugada del gol del Oviedo, ayer, ante el Lugo en Ribadeo. | Lof

Javi Mier dispara a puerta en la jugada del gol del Oviedo, ayer, ante el Lugo en Ribadeo. | Lof

El vaso puede verse medio lleno o medio vacío tras el primer ensayo serio del verano: derrota azul a los penaltis ante el Lugo en Ribadeo en el trofeo Emma Cuervo.

Motivos azules para ser optimistas los hay. El Oviedo tiene buena pinta. Toca bien y llega rápido al área. Costas se erige como líder de la defensa. Jimmy no desentona de pivote mientras se espera por Luismi. Sangalli se adapta a la posición interior derecho y Borja Sánchez sigue siendo el líder natural en el ataque.

El problema es que con ver al equipo azul un periquete basta para darse cuenta de que con esto no da. Que hacen falta más fichajes y que el tiempo aprieta. Que hoy ya es agosto y que en dos semanas el balón rodará, pero de verdad, y el Oviedo necesita nuevas herramientas. Mientras llegan, el oviedista optimista se quedará con las buenas prestaciones de la primera parte de ayer y el pesimista pondrá la atención en el error grosero en la defensa y en el tostón de la segunda mitad. Fútbol. El que manda en el Oviedo, Ziganda, parece tener su hoja de ruta bien clara: combinar rápido y presionar arriba.

Así lo hizo el Oviedo en la primera parte ante el Lugo. Fue enfundarse el equipo azul la nueva camiseta y dejar los mejores momentos de fútbol del verano. Viti tuvo una clara nada más entrar, Grippo rozó el gol con una falta directa y Borja Sánchez, activo en la izquierda, probó suerte con un gran disparo. Al Oviedo solo le faltaba el acierto final, porque las jugadas estaban acertadas. El meta del Lugo, Vieies, fue determinante. Tras una larguísima combinación desde la defensa llegó el primer gol azul. Jimmy filtró un gran pase desde la frontal a Javi Mier, solo en el área, que fusiló con la derecha.

0-1 en el minuto 35 y el Oviedo gustándose. La sonrisa duró cinco minutos. Un balón a la espalda de Lucas del exoviedista Borja Domínguez acabó en el empate del Lugo tras una mala salida de Femenías. El tanto fue de Antonetti. 1-1 al descanso. Todo cambió en la segunda parte, más igualada y sin apenas ocasiones para ninguno de los dos equipos. La novedad fue el esperado debut de Matheus, que dejó alguna buena combinación, no paró de ofrecerse, pero se le vio falto de ritmo.

Otro fichaje que entró, Jirka, tuvo la más clara ocasión del Oviedo, aunque antes Viti también estuvo cerca del gol. El extremo eslovaco remató de cabeza fuera. Los noventa minutos se agotaron con el empate y el trofeo se decidió a los penaltis. Los gallegos anotaron los cinco y los asturianos fallaron uno. Álex Suárez, sensación veraniega pese a su error, disparó por encima del larguero y el Lugo levantó el trofeo. Al Oviedo le queda otro ensayo veraniego, ante la Ponferradina el sábado que viene. Luego empezará lo de verdad. Y será contra el Lugo.

Compartir el artículo

stats