Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El big data ilumina el camino: esta es la receta para el éxito del Real Oviedo según un estudio

Un trabajo del ovetense Óscar Carrera revela que el curso pasado al equipo azul le lastraron las pocas ocasiones de gol y los pases | La mejora pasa por más posesión y flexibilidad en ataque, contrataques más efectivos y mejor defensa del balón parado

Óscar Carrera.

Óscar Carrera. Fernando Rodríguez

Para empezar, un matiz. “Yo siempre me fío más del video que del dato. Pero los datos te dan una pista de por dónde pueden ir los tiros”. El que habla es Óscar Carrera, ovetense, programador y analista de datos. Su pasión, analizar el fútbol a través de videos y encontrar claves que faciliten el trabajo al entrenador. Así lo hace últimamente en el Covadonga. Y así lo hizo cuando en un curso de introducción a la analítica avanzada en el fútbol decidió centrarse en la temporada pasada del Real Oviedo para el trabajo final. ¿Por qué los de Ziganda no se metieron entre los seis primeros? Carrera lo tiene claro: “Porque no estuvieron cerca de los seis mejores en ninguno de los apartados más importantes”.

En la competitiva Segunda División, no destacar en nada supone un pesado lastre. Especialmente cuando se ve entre los mejores algunas tendencias. “Una de las cosas que me llamó la atención es que los seis primeros tuvieron la posesión más del 50% del tiempo”, indica. Adiós a un mito: en Segunda no se triunfa regalando la pelota. Al menos no el año pasado.

Pero el cuero debe emplearse con un fin. Carreras comprobó que la posesión estaba relacionada con un concepto estadístico que se denomina “jugadas de gol”: el Fuenlabrada, quinto, es el único equipo que se coló entre los seis primeros en este apartado con una posesión por debajo del 50%. El resto, son todo equipos que acabaron en el play-off.

“La posesión del Oviedo, por debajo del 50, incide en el número de jugadas de gol que generó, solo 160, aunque también muestra un porcentaje de gol muy alto”, señala Carrera. Es decir, los de Ziganda lucieron el curso pasado efectividad (por cada 10 tiros marcó 1,2 goles) pero les faltó fútbol para llegar más veces al área rival. El porcentaje de pases buenos (el 79%, el quinto peor de la Liga) abunda en la sensación de problemas en la creación.

Más defectos encontrados: el balón parado defensivo. Uno de los más evidentes lastres de la temporada pasada. Los datos lo subrayan. “Se da la circunstancia llamativa que el Oviedo fue el segundo más fuerte en disputas aéreas ganadas (solo por detrás del Alcorcón) pero, a su vez, recibió cerca del 70% de sus goles en acciones a balón parado (41%) y en centros laterales (18%)”, subraya el analista.

Entre los datos registrados por el ovetense, algunos sorprendentes. Por ejemplo, el Oviedo fue el sexto en recuperaciones en campo del rival y, sin embargo, fue el quinto peor en efectividad en sus contrataques. “Es el dato que más me llamó la atención”, concede Carrera. “Ahí hay que complementar con el video. O dejarlo en manos del entrenador para que lo sepa interpretar por qué sucede”, añade. “El big data te puede servir de guía para mejorar. Es una base. Si, por ejemplo, ves que el equipo llega 15 veces por banda pero no remata ninguna o bien tienes que entrenar mejor esas llegadas o cambiar de estrategia”, insiste Carrera.

Su trabajo no se centraba solo en un análisis a posteriori, sino que busca encontrar mejoras para el equipo en cuestión, en este caso el Oviedo. Óscar Carrera cita algunas claves: “Sobre todo, el equipo debería estar cerca de los 6 primeros en algunas estadísticas, independientemente de su estilo; algo que no logró la temporada pasada. Viendo los datos, diría que la mejora pasa por más posesión de balón, más flexibilidad en el ataque (que no se base solo en atacar por la banda para poner un centro), más efectividad en las contras y mejorar en el balón parado”.

Algunos de los apuntes subrayados por Carrera ya se han visto en estas cinco primeras jornadas de Liga, donde se ha percibido a un Oviedo más inspirado con el balón o que defiende de manera más eficiente el balón parado. La mejora es evidente, de ahí el quinto puesto en la tabla.

Compartir el artículo

stats