Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El laboratorio del Cuco: el Oviedo es líder en goles en jugadas a balón parado

El equipo azul ha anotado así 5 de sus 8 goles. El 62% de los tantos han llegado gracias a la estrategia, un porcentaje mucho más alto que el registrado en las últimas seis temporadas

Ziganda, en el Tartiere esta temporada. | Irma Collín Xuan FERNÁNDEZ

El balón sale desde la esquina, o desde un lateral del ataque, siempre parado, y una legión de atacantes busca el remate. Las acciones a balón parado pueden parecen atropelladas, pero llevan muchas horas detrás. Un bloqueo allí, un desmarque allá, y la pericia del centrador para ponerla con mimo. Cuando la estrategia está bien trabajada, los equipos dan un salto cualitativo en la tabla. Que se lo pregunten al Oviedo, rey de la estrategia en este mes y medio de Segunda División, que debe 5 de los 8 goles que luce en el casillero a jugadas a balón parado.

Goles del Oviedo

La estadística contabiliza como acciones a balón parado los córners, las faltas directas e indirectas y los penaltis. Y el Oviedo ha logrado triunfar con un poco de todo. Tres de sus tantos han llegado en saques de esquina. Obeng acertó contra el Lugo en un preciso centro de Borja tras jugar el balón de forma veloz en un córner. La fórmula se repitió en Almería: saque de esquina en corto y centro. Esta vez tocó Costas con un escorzo y anotó, otra vez, Obeng.

El tercer gol de córner vuelve a contar con Costas de protagonista, ante el Cartagena. El central captura un balón suelto en el área, supera a su marcador y centra. Andújar lo introdujo en su meta.

Nadie en Segunda iguala los números del Oviedo desde la esquina. El Huesca, dos aciertos, es el único que se acerca. También han estrenado su cuenta, con un tanto: Cartagena, Ponferradina, Eibar, Fuenlabrada, Leganés y Real Sociedad B.

El partido entre el Almería y el Real Oviedo, en imágenes

Desde el punto de penalti también ha celebrado el Oviedo. Fue Borja Bastón, el especialista de esta temporada, el que acertó ante el Cartagena, tras una pena forzada por Obeng. El último guiño a la pizarra de Ziganda se vio el sábado en Ibiza. Centro de Montiel en una falta lateral, desmarque de Brugman y sutil toque con el interior a la red. El 1-1 aumentó la eficacia del Oviedo en las acciones de estrategia.

Los cinco goles a balón parado son la cima en Segunda. Le siguen a los azules el Huesca, el Cartagena, la Ponferradina y el Lugo, todos ellos con tres aciertos. Con dos están Almería, Burgos, Sporting, Mirandés, Tenerife y Zaragoza. Por su parte, aún no se han estrenado Amorebieta, Málaga y Valladolid.

En total, los azules llevan el 62% de sus goles en jugadas de esta naturaleza, una cifra que llama poderosamente la atención, y que se supone que descenderá con el paso de las jornadas, especialmente si se compara con las de los últimos años. La pasada campaña, también con el Cuco a los mandos, el Oviedo hizo el 36% de sus tantos gracias a la estrategia: 6 de córner, 7 de faltas indirectas y 3 de penalti.

En la 19/20 el saldo fue aún peor: el 29% del total de dianas: 4 de saques de esquinas, una falta directa, 4 indirectas y cinco penas máximas. En la 18/19 también se firmó el 36% a balón parado: 6 desde la esquina, 3 en faltas directas, 6 en indirectas y 2 desde los once metros. La cifra más alta hasta la actual se vio en la 17/18, el 41%: 11 córners, 3 faltas directas, 6 indirectas y dos penaltis.

También fue prolífica la estrategia en la 16/17, con un 40% de los goles de esa guisa: 6 saques de esquina, una falta directa, 8 indirectas y 3 penales. Por último, en la 15/16, el índice fue del 37%, gracias a 7 córners, 2 faltas directas, 5 indirectas y 5 desde los once metros.

Los especialistas. El Oviedo ha ido perdiendo en los últimos años a los encargados de lanzar en este tipo de jugadas. Jugadores como Saúl Berjón o Sergio Tejera tenían el monopolio en los lanzamientos, como antes pasó por los pies de Susaeta o David Rocha. Para la actual campaña, Pierre Cornud ha emergido como lanzador oficial desde el primer día.

En Ibiza, apareció otro agente interesante: Joni Montiel. Fue el encargado de poner un caramelo al área que Brugman empujó a la red. Y estuvo cerca de participar en el segundo. Otra falta similar llegó a los pies de Costas, que cedió atrás. Javi Mier llegó en posición inmejorable pero la finalización salió desviada hacia arriba.

Compartir el artículo

stats