Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oviedín.com echa el cierre: un símbolo de la resistencia del oviedismo

Román Rodríguez y Carlos España crearon en 2000 una web que se popularizó y que ahora clausuran “hartos del fútbol actual”

Carlos España y Román Rodríguez, ayer, con el Tartiere a sus espaldas.

Carlos España y Román Rodríguez, ayer, con el Tartiere a sus espaldas.

“Minuto 33. Por cierto, no os he dicho que nuestro corresponsal está siguiendo el partido por un agujero desde fuera del estadio. Vaya campeón”. El 16 de octubre de 2003 oviedín.com hizo un seguimiento online de un partido del Oviedo en directo. Un Langreo-Oviedo a puerta cerrada. Con una fórmula muy sencilla: el minuto y la ocasión. La gracia estaba en que casi ningún medio lo hacía por entonces y ellos, Román Rodríguez de la Flor y Carlos España, ya iban un paso por delante. Lo hacían, además, con un estilo muy particular, cargado de oviedismo y dominando la ironía. Oviedín.com, la página nacida en 2000 (30 de agosto) y que multiplicó su popularidad a partir de 2003, echa ahora el cierre después de más de 20 años como referencia para la afición azul.

“Hay un poco de todo. Hartazgo por el fútbol actual, por las condiciones en las que se va a los estadios, pero también porque hoy en día hay información por todos lados, en los medios y en las redes sociales. No tenía mucho sentido seguir con la página”, reflexiona Román. Un matiz: La página pone el candado, pero sigue la cuenta en Twitter que va camino de los 14.000 seguidores.

Pero, ¿cómo empieza todo? ¿Cómo toma cuerpo una idea que se asentaría durante dos décadas por su mezcla de espontaneidad y modernidad? Un perfecto cóctel azul. Surge del Tartiere, no podía ser de otra forma, en 2000, último año en Primera. “Solía ir a los partidos con unos apuntes con fichas, tácticas, comentarios, análisis de los rivales…”, señala Román. Él pone la parte emocional de Oviedín. “Carlos, que se sentaba conmigo, me propuso hacer una web con esos contenidos. De aquellas yo no tenía ni idea de cómo se hacía una web”, añade. Carlos, por si no había quedado claro, es la parte práctica: el informático.

"Carlos, que se sentaba conmigo en el estadio, me propuso hacer una web en 2000. De aquellas yo no tenía ni idea de cómo se hacía una web"

Román Rodríguez - Creador de Oviedín.com

decoration

Así nace Oviedín, en 2000, con el equipo en Primera, un escenario ideal. Pero de inmediato se inicia el descenso vertiginoso a los infiernos. “Ya me ha dicho mucha gente que la página había sido más gafe que el estadio”, apunta Román entre risas. Lo que parecía un impedimento, se convierte, sin embargo, en una oportunidad.

Es a partir de 2003 cuando llega el boom de Oviedín. Con el equipo en Tercera, muchos dándole la espalda y la afición negándose a ver morir a su equipo, la página se convierte en símbolo de la resistencia. “La gente empezó a conocernos, a reconocer nuestro trabajo, y se multiplicaban las visitas. Incluso se creó la peña oviedín.com. Parecía que nos quedábamos solos, pero empezaron a salir oviedistas de todos los rincones”, recuerda Román.

En 2000, la página apenas atraía usuarios. A partir de 2003, todo se acelera. Y los directos de los partidos son el espaldarazo definitivo. “En el Tartiere no había cobertura y cada poco se colgaba. Eran unas condiciones muy diferentes a las actuales, pero seguimos para adelante”, señala Román.

Oviedín va engordando de contenidos. Hay noticias, actualidad del equipo, pero también una jugosa hemeroteca, allí donde todo queda escrito. Pero la esencia llega con los partidos. “Los directos con más visitas puede que fueran los de la eliminatoria contra el Caravaca (2008) o el ascenso de Cádiz (2015). También pasaron cosas curiosas: el 1-5 de Ávila (2005) registramos muchas visitas a posteriori. De los 3.000 iniciales, a casi doblar la cifra. Se ve que a la gente le gustaba pasarse después para leer los comentarios”. Hasta la mascota de la página, un cocker llamado Tom, coge su cuota de fama.

Y entre todos ellos, el elegido. El que elegiría Román como resumen de Oviedín.com. “El 2-1 al Sporting con doblete de Mossa (2018). Sin duda. Ni ascensos ni leches. Aquel día cómo se dio todo es irrepetible: por cómo ganamos, por cómo estaba el Tartiere, por ganarles a ellos…”, dice. ¿Y el más duro? “El día del Arteixo (2004). Estuve un día sin poner nada en la página, tratando de digerirlo. Porque lo de Caravaca fue diferente, aquello lo veías venir después del partido de ida. Lo de Arteixo fue mucho más duro”.

Mossa celebra uno de sus dos goles al Sporting. J. J.

Oviedín ha sido testigo de una de las épocas más duras en la historia del conjunto carbayón. Y también de la evolución de un deporte que no convence a sus creadores. “Para los que somos de la generación del 70 lo de ahora tiene poco que ver con lo que vivimos. Antes ibas al fútbol de otra manera, más libre, a disfrutar del ambiente. Ahora parece que estorbas en el estadio”, reflexiona el seguidor azul.

Ahora, que toca la hora del adiós, Román, que ejerce en la actualidad como abogado, deja una puerta entreabierta, pero que espera que nunca haya que abrir del todo. “Si el Oviedo descendiera a Primera o Segunda RFEF tendría sentido volver, sí. Pero espero que nunca sea necesario”, asegura. “Aquí se queda una pequeña historia y un rinconcito oviedista que me encantó compartir con todos”, dice Oviedín.com en su mensaje de despedida.

Compartir el artículo

stats