Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dura derrota del Real Oviedo ante el Burgos: la crónica del partido

Los azules caen con un contundente 1-3, con asistencia de Berjón incluida, y siguen con su mala racha

Un lance del partido entre el Real Oviedo y el Burgos

El Oviedo no pudo ni empatar con el Burgos y encajó su primera derrota de la temporada en el Tartiere, en un partido en el que los azules mostraron dos caras. No apareció en la primera y mejoró en la segunda, en la que logró igualar el tanto inicial de los castellanos, que se volvieron a poner por delante en una jugada de estrategia y sentenciaron en el tramo final con el tercer gol, obra de Claudio en una jugada de contraataque

El Oviedo introdujo cuatro cambios en el once inicial, Cornud, Jirka, Montiel y Bastón, con respecto al equipo que empató en Anoeta, en el que la principal novedad fue la presencia por primera vez en el once inicial de Montiel. Enfrente, un Burgos con muchos integrantes en su plantilla con pasado azul, aunque con solo dos, Herrero y Berjón en el equipo titular. 

En la primera mitad el Oviedo nunca estuvo cómodo en el campo. Los azules salieron con poco ritmo ante un rival que alineó una defensa de cinco que anuló sin problemas las escasas acciones ofensivas de los locales. El Oviedo careció de todo, tuvo muchos problemas en la salida del balón desde atrás, con muchas imprecisiones en los pases y sin profundidad por ninguna de las dos bandas. Además, tampoco tuvo juego interior con lo que sus opciones ofensivas fueron casi nulas. 

Femenías

APROBADO

Tuvo poco trabajo, pero

lo resolvió con acierto, en especial una parada a Matos en la primera mitad.

Lucas

SUSPENSO

Desconocido. Superado siempre por Berjón y con muchas imprecisiones

en los pases.

Costas

APROBADO

El mejor de una línea defensiva que cometió muchos errores.

Dani Calvo

SUSPENSO

No estuvo acertado en varias acciones y se equivocó en

la jugada del tercer gol

del Burgos.

Cornud

SUSPENSO

Regresó al equipo titular, pero estuvo flojo con muy poca aportación ofensiva.

Jimmy

SUSPENSO

No le salió nada. Cometió muchos errores en los pases.

Brugman

SUSPENSO

Tuvo un buen inicio de partido, pero se fue diluyendo. Apenas participó en el juego y en la segunda mitad no tuvo ningún protagonismo.

Jirka

APROBADO

Tuvo mucha movilidad y

lo intentó por su banda. Protagonizó la jugada del penalti que transformó

Borja Bastón.

Borja Sánchez

APROBADO

Entró menos en juego

que en otras partidos,

pero se dejó ver.

Montiel

APROBADO

Jugó su primer partido de titular y tuvo criterio con el balón las pocas veces en las que intervino.

Pombo

APROBADO

Jugó el tramo final en las dos bandas y tuvo movilidad.

Matheus

APROBADO

Entró poco en juego, pero luchó los minutos que jugó.

El Burgos hizo poco, pero mucho más que el Oviedo. Los castellanos se defendieron con orden y cuando tenían el balón, aunque su circulación era lenta, dieron mucho más sensación de peligro que un Oviedo inofensivo.

El Burgos avisó en el minuto 22 con un pase en profundidad de Elgézabal sobre Matos que dejó en un mano a mano al lateral con Femenías, pero el portero azul acertó a despejar el balón a córner. 

El Oviedo seguía sin reaccionar porque no encontraba conexión con el balón y sus errores superaban a sus aciertos. 

Por si fuera poco, el Burgos en su segunda llegada se adelantó en el marcador tras un centro desde la banda derecha de Alvaro que Guillermo envió a la red.

El partido se le puso cuesta arriba a un Oviedo que no ofrecía ninguna respuesta. Por primera vez en la temporada, los azules estaban en el Tartiere con el marcador en contra y eso les atenazó aún más. Prueba de ello es que su único disparo entre los tres palos fue ya en el tiempo de prolongación, cuando un disparo de Jimmy que iba a gol pegó en Jirka en la misma raya de la portería evitando el tanto del empate.

Lo que el ojo no ve

Entre los 7.411 asistentes en el Tartiere para ver el Oviedo-Burgos, un viejo conocido que esta vez ejercía de espía. José Manuel Suárez “Sietes”, exjugador azul y actualmente miembro de la secretaría técnica de la Ponferradina, paseaba por el Tartiere nervioso, móvil en mano pendiente del resultado de su equipo, próximo rival del Oviedo el domingo en el Toralín. La suerte le sonrió a Sietes porque la Ponferradina arañó un empate en el campo del Zaragoza (1-1). Sietes, horas y kilómetros cada fin de semana viendo partidos de rivales, seguirá su ronda de vigilancia mañana en el Sporting-Valladolid. Eso era en la grada. En el palco, Rubén Reyes miraba el partido y de cuando en cuando echaba un vistazo al teléfono.

Abajo, a pie de campo, el Oviedo sufría y el Cuco buscaba respuestas en el banquillo. El navarro tuvo ayuda extra. Christian Fernández, reserva esta campaña, salió del banquillo mientras el juego estaba parado tras un choque y dio indicaciones a todo aquel que pasase por su lado. Enganchó a Lucas, perdido en la primera parte, y le corrigió la colocación. Hizo lo mismo con Borja Sánchez y Costas, que no parecían hacer mucho caso al veterano. También andaba por ahí cerca Tomeu, que todavía no ha debutado pero demuestra estar metido en la dinámica del equipo: es de los que más anima a sus compañeros. A pocos metros, Calero, que fue ayudante de Hierro en el Oviedo, aparentaba calma e insistía en mantener la línea de los cinco defensas. El guion estaba bien estudiado.

En la segunda mitad, el Oviedo mostró otra cara ya desde la salida y en apenas cinco minutos los azules ya habían hecho más que en toda la primera. Borja Sánchez tuvo la oportunidad de empatar, en el minuto 54, pero su disparo se estrelló en larguero tras un buen pase de Jirka. Solo dos minutos después llegó el tanto de la igualada, al señalar el árbitro, tras la intervención del VAR un penalti de Matos a Jirka, que Bastón transformó.

Coincidiendo con el gol, Ziganda dio entrada a Pombo y Matheus, con lo que Borja Sánchez se cambió a la banda derecha. El Oviedo estaba mejor, pero en una jugada de estrategia, una falta lanzada por Berjón, Guillermo volvía a poner por delante al conjunto burgalés. 

El Oviedo se volcó en busca del empate, pero con más ganas que acierto ante un Burgos que sentenció el partido a la contra con el tercer gol de Claudio.

Compartir el artículo

stats