Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Cuco recupera a la vieja guardia: Mossa y Arribas se reivindican

El lateral, clave en las últimas dianas, mejora con la competencia de Cornud y el central, que ayer se retiró con molestias, espera recuperar su sitio de titular

Arribas y Mossa, en un entrenamiento en El Requexón. | LNE

El paso adelante de la segunda unidad. El Oviedo logró el domingo una victoria clave ante la Ponferradina que dio oxígeno a Ziganda (1-2). El técnico azul hizo varios cambios para buscar una reacción, especialmente en la defensa. Mossa y Arribas, dos de los veteranos, recuperaron su sitio y rindieron a un buen nivel. Ambos mantienen además una gran relación y han vivido circunstancias diferentes. El valenciano está ante su temporada con más competencia y el madrileño busca su sitio tras un verano que para él fue para olvidar.

Arribas olvida su tragedia griega

Hubo un momento, casi de la noche a la mañana, en el que todo cambió para Alejandro Arribas. En el verano de 2019 fue el fichaje estrella en la defensa del Oviedo. En el de 2020, nuevo capitán y paladín para liderar una retaguardia de un proyecto que quería ser ganador. Y el 19 de julio de 2021... rumbo a Grecia para dejar al Oviedo un año antes de acabar su contrato. “Lo pasó mal, pero ya está completamente recuperado y feliz de estar en el Oviedo”, dicen los cercanos al central azul, de 32 años. El caso es que Arribas tuvo pie y medio fuera del Oviedo, aunque finalmente no llegó a un acuerdo con el Aris de Salónica y siguió vistiendo de azul. La negociación con el club griego se rompió en una reunión presencial con el propio Arribas y su agente en tierras helenas. Se truncó una salida que el Oviedo buscaba y la situación se tornó incómoda para todos. También para el entrenador. Por eso todos celebran con discreción el paso adelante del capitán, que ante la Ponferradina fue titular por primera vez en toda la temporada. El Cuco decidió tirar de la veteranía del central y darle la alternativa por Calvo, que hasta ahora había sido el elegido.

La apuesta, arriesga por las circunstancias, con Ziganda jugándose el puesto, funcionó. “Rindió a un buen nivel, pero todavía puede dar mucho más. Alejandro es muy competitivo, tiene mucho carácter y ha superado los problemas de inicio de Liga. Cree mucho en sus posibilidades y está convencido de que acabará siendo titular”, explican fuentes del entorno de Arribas. Comentan en el club y en el vestuario que el Cuco mandó un doble mensaje en su apuesta por el central, que despejó varios balones peligrosos en el área del Oviedo y se fue del partido con molestias.

Por un lado, el técnico azul puso sobre la mesa que el centro de la defensa no es intocable pese a las buenas prestaciones de Costas y Calvo, dos de los fichajes de quilates. Por el otro, el Cuco señaló a Arribas como su tercer central en el orden jerárquico del equipo. El madrileño por delante de Christian Fernández, que la temporada pasada tuvo más participación que el capitán como central izquierdo. Con estos mimbres, después de una titularidad que para Arribas fue “un chute de confianza”, intentará el madrileño conservar su puesto el domingo ante el Málaga. En el entrenamiento de ayer formó de teórico titular junto con Costas, inamovible en el once, pero abandonó la sesión antes de tiempo. Está pendiente de evolución.

Mossa, protagonista en cuatro goles

El dato es revelador: ha sido cinco veces titular y ha participado de forma directa en 4 goles. En su caso, la competencia le ha venido como anillo al dedo después de dos temporadas con runrún general. Mossa vive un momento dulce en el Oviedo en una campaña en la que sobre el papel iba a ser suplente por el empuje de Cornud. Su influencia en el ataque azul se resume en cuatro momentos: en el derbi ante el Sporting (1-1), en el duelo ante la Real Sociedad B (1-1) y por partida doble ante la Ponferradina (1-2). Son cuatro jugadas decisivas para el equipo azul que tienen un denominador común: el balón pasó por las botas de Mossa y acabó en la red contraria. Frente al Sporting, un bonito caño del lateral finalizó con un centro preciso de Borja Sánchez que remató Lucas. Una semana después, ante la Real, Mossa se la dio al “10”, que inventó un pase que Bastón transformó en gol.

El pasado domingo, contra la Ponferradina, la aportación fue doble: balón largo a Viti con la derecha que acabó en el gol de Obeng y un bonito pase picado, otra vez a Borja Sánchez, que asistió al goleador Bastón. El buen “feeling” entre Borja Sánchez y Mossa por la banda izquierda quedó patente en el final del encuentro ante la Ponferradina. Ambos se fundieron en un abrazo después de conseguir una victoria esencial para el futuro del Cuco y para la salud deportiva del equipo. Mossa fue titular en El Toralín por Cornud, que reapareció ante el Burgos tras su lesión. Su buena actuación pone al Cuco en un dilema de cara al partido ante el Málaga. Desde el club se celebra el buen momento del lateral valenciano, de los más veteranos del equipo y capitán de la plantilla desde esta temporada, tras la salida de Tejera y Grippo. Mossa, que vive su quinta temporada en el Oviedo, no tuvo competencia directa en los dos últimos cursos y en opinión del club eso le hizo disminuir su nivel.

Lucas fue el que actuó a banda cambiada el curso pasado y lo que parecía una solución de emergencia se tornó en habitual. Rubén Reyes fichó a Cornud este verano. La del francés, “una ganga” en el mercado, fue la primera incorporación de verano y una declaración de intenciones del director deportivo, que cubría así una pieza vacía los años anteriores. Este año, tras esa llegada, Mossa sí tiene competencia directa. Y con ella parece reaparecer la mejor versión del valenciano, como avalan los últimos cuatro goles en los que ha participado. Ayer, en los ejercicios tácticos, Mossa probó con los teóricos suplentes.

Compartir el artículo

stats