Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Misión Sangalli

El Cuco quiere recuperar la mejor versión del donostiarra, sin goles ni asistencias tras una lesión y varios cambios de posición

Sangalli, en un partido en el Tartiere. | Irma Collín

En el caso de Sangalli se juntan varios factores externos. El esencial, una inesperada lesión en forma de rotura de fibras nada más empezar la temporada. Estuvo fuera casi un mes. El otro, un asunto táctico: el extremo del Oviedo se alejó de la banda, su lugar de influencia, y le costó encontrar su sitio en otras posiciones. El cóctel ha provocado que un jugador esencial en los planes del Cuco Ziganda todavía esté buscando su mejor versión. La misión prioritaria a corto plazo en el Oviedo es clara: recuperar a Sangalli para la causa.

El extremo fue clave en los dos últimos cursos en el Oviedo: 10 goles y 7 asistencias

decoration

De momento, el Cuco parece ir poco a poco con el atacante y a tirones. Fue titular ante la Real Sociedad B con apenas un par de entrenamientos, descansó en la derrota ante el Burgos y volvió a partir de inicio en Ponferrada. Las pruebas tácticas que situaron a Sangalli en el centro del campo en un esquema 4-3-3, o de segundo delantero en un 4-4-2, están ahora en el cajón. El donostiarra parece optar solo a su puesto natural, el de extremo derecho. Y también parece que le ha ganado el duelo a Viti, el canterano favorito del Cuco en este inicio de Liga. Ante la Ponferradina el de Laviana jugó por la izquierda y Sangalli lo hizo por la derecha.

A quién ubicar de extremo diestro el domingo ante el Málaga será uno de los dilemas semanales, más aún teniendo en cuenta que Borja Sánchez recuperará su sitio por la izquierda. Que Sangalli regrese en su mejor versión es esencial para el Oviedo en la fase ofensiva. Así lo dicen los datos de las últimas campañas. Sangalli consiguió 5 goles en cada uno de los dos cursos anteriores, además de 7 asistencias de gol (6 en la 19/20 y 1 en la anterior, la 20/21). En esta campaña, de momento, todavía no ha logrado ninguna de las dos cosas. El donostiarra promedia 20 pases buenos por partido, 3 recuperaciones y casi ocho pérdidas. Debido a la lesión solo ha jugado cinco partidos de titular. Y el equipo, asegura el vestuario, echa de menos su aportación.

Compartir el artículo

stats