Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Oviedo luce pegada y sigue mirando arriba (3-1)

Bastón, con un doblete, y Brugman, autores de los goles en el triunfo ante el Alcorcón

Real Oviedo - Alcorcón. IRMA COLLÍN

El Oviedo comienza a mirar hacia arriba .Los azules lograron ante el Alcorcón la victoria más holgada de la temporada, enlazan por primera vez dos triunfos en el Tartiere y se meten de lleno en la lucha por los puestos de play-off de ascenso. Los azules ofrecieron ayer dos caras. En la primera mitad fueron un equipo que tuvo la posesión, pero sin claridad de ideas, mientras que en la segunda, fueron verticales y efectivos aprovechando que el partido se abrió muy pronto con el gol de Brugman al minuto de reanudarse el juego. 

El entrenador del Oviedo, José Ángel Ziganda cambió a los once jugadores que jugaron la Copa del Rey ante el Andratx y los azules alinearon al equipo más habitual en la Liga. 

En la primera mitad el Oviedo tuvo el balón, pero sin claridad de ideas. Los azules fueron muy lentos en la circulación, sin apenas juego interior, y con poca profundidad en las bandas, salvo alguna acción aislada de Borja Sánchez cuando conseguía zafarse del marcaje de Laure. El Alcorcón hizo muy poco, pero tampoco le hizo falta más para contener a un Oviedo muy previsible. Aún así, las primera ocasiones cayeron del lado de los azules, con un disparo de Obeng, que se marchó fuera y un remate de cabeza de Dani Calvo, tras un buen pase de Brugman, al que Dani Jiménez respondió con una buena intervención.

A pesar de tener el control del juego, el Oviedo tenía muchas dificultades para salir desde atrás con solvencia. El Alcorcón presionó bien arriba y obligó a los azules, en la mayoría de las ocasiones, a recurrir a los desplazamientos en largo en los que los madrileños tenía siempre ventaja. 

Con el Oviedo muy espeso en la creación y con los dos delanteros muy aislados y sin entrar apenas en juego, las opciones ofensivas quedaron muy reducidas. La mejor de los azules llegó en el minuto 27, en un doble remate de Borja Sánchez, tras una buena internada de Viti por la banda derecha, que Dani Jiménez rechazó por dos veces. 

El Alcorcón lo fio todo a mantener su orden defensivo y, aunque se deplegaba bien en las acciones ofensivas, apenas se acercó con peligro al área de Femenías. Un disparo flojo de Xisco, en el minuto 19, y un remate de cabeza de Zarfino, en el 36, fue su único bagaje en una primera mitad que el Oviedo manejó, pero sin hacer ningún daño a un rival que se sintió cómodo sin el balón.

La segunda parte no pudo comenzar mejor para el Oviedo. En la primera jugada trenzada, en una salida al contraataque, Viti cedió el balón a Borja Sánchez y su centro fue rematado por Brugman de cabeza batiendo a Dani Jiménez. 

Real Oviedo - Alcorcón

Con el gol en contra, el Alcorcón intentó dar un paso adelante, y al Oviedo se le aparecieron más espacios y oportunidades. Jimmy tuvo la opción de aumentar la ventaja, pero su disparo se marchó al poste izquierdo de la portería de Dani Jiménez, en el minuto 56, 

Si lo hizo poco después Borja Bastón al rematar de cabeza un buen centro de Brugman y el partido se decantó ya para los azules que tres minutos después lo cerraban de manera definitiva con el tercer gol, el segundo particular de Bastón, tras un pase de Obeng.

Ya en el tiempo de prolongación, una mala salida de Femenías permitió a Asencio acortar distancias, en un remate de cabeza, en un partido que sirvió para tapar la herida de la Copa del Rey y para que el equipo azul empiece a pensar en cotas más altas. 

Compartir el artículo

stats