Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jugar con los tiempos: así es la estrategia de Rubén Reyes en el mercado de fichajes

El Oviedo, que prioriza la llegada de un central, espera que el precio de los jugadores de más caché baje con el paso de los días

Rubén Reyes, en el Tartiere. | L. Murias

Un central como opción prioritaria. Un medio si se dan las condiciones del mercado. Y un delantero solo si se encuentra un perfil inexistente en la plantilla. Esa es la hoja de ruta de la dirección del Oviedo comandada por Rubén Reyes y que trabaja desde hace semanas en la mejora de la plantilla. Esta vez, no se habla de revoluciones ni está la necesidad acuciante de acertar para escapar de los puestos de peligro. Se trata de apuntalar las posiciones donde se puede dar un paso al frente y, de paso, conseguir que el equipo dé el saltito pendiente para colarse entre los seis primeros. El premio del play-off está esta vez más cerca que en los últimos intentos y la dirección deportiva sabe que una mejora de la plantilla puede se decisiva para el objetivo.

No se verá la revolución de verano, ni mucho menos, pero sí se repiten algunas constantes. En su primera intervención como director deportivo del Oviedo, Reyes remarcó en diversas ocasiones que no tendría prisa en el mercado estival. Que había que jugar con los tiempos.

Se vio en operaciones como la que trajo a Borja Bastón al Carlos Tartiere, firmado ya en la recta final, tras varios días de negociaciones. O Pombo, cuyo precio para la cesión bajó con el paso de las semanas sin que el Cádiz le encontrara acomodo. Otras opciones emergieron casi al final y se firmaron sobre la bocina, como sucedió con Brugman.

Brugman, ayer, en El Requexón. | Real Oviedo Nacho Azparren N. A.

Ahora, el guion tiene unos visos similares. El Oviedo espera que el paso de las semanas abarate algunas operaciones que al comienzo del mercado parecían inalcanzables. La mayoría de opciones que han llegado a la mesa de Reyes son ofrecimientos de otros clubes por sacar a futbolistas de la plantilla y ganar espacio para incorporar nuevos futbolistas. El caso del Leganés, por ejemplo, con varios jugadores en la rampa de salida. Las posibilidades que se han dado en las últimas semanas no son, de momento, “prioritarias”, según se asegura desde el club.

Hay otras alternativas mucho más interesantes pero que están aparcadas hasta que el mercado entre en ebullición. Igual que sucedió el pasado verano. Futbolistas de Primera sin protagonismo que la llegada de nuevos fichajes pondrá en el disparadero en busca de minutos. Estas son los movimientos por los que espera el Oviedo. Y, en realidad, muchos otros equipos de Segunda División. Porque se tiene la sensación en la entidad carbayona que tocará competir en el mercado con muchos conjuntos de la categoría.

Si hay alguna urgencia, esa es por el central. La salida de Arribas deja a la plantilla con solo tres integrantes. Para el pivote hay menos prisas. La recuperación de Mier y Luismi y el paso adelante de canteranos como Yayo o Mangel en los últimos tiempos hace que haya un plan B. El delantero es cosa, sobre todo, de Ziganda. Solo llegará alguien con un perfil diferente al de los actuales atacantes. Un delantero que pueda adaptarse a una banda, por ejemplo.

El apoyo de CVC.

Está además el dinero que el club recibirá por la Liga Impulso y que permite destinar una parte a incrementar el tope salarial en los próximos tres años. Al Oviedo le corresponden 11,2 millones de euros en total, de los que 1,7 se pueden emplear en estirar el tope. La intención del club azul, sin embargo, es no tirar de ese margen en la medida de lo posible y tratar de ahorra de cara a temporadas sucesivas. Solo si se presenta una oportunidad única de mercado se invertiría parte de ese colchón que proporciona CVC.

El problema es que todos los equipos tienen esa posibilidad y muchos de ellos con cantidades más generosas que las que recibirá el Oviedo. El riesgo de que los fondos de la Liga Impulso entren en juego es que haya un encarecimiento generalizado de las operaciones, algo en lo que el club azul no quiere caer.

Compartir el artículo

stats