Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un ídolo azul, ante el partido de esta noche

Jokanovic recuerda el paso del Oviedo al Tenerife: "Me costó mucho marcharme"

“La afición no se esperaba que me fuese y fue una separación dolorosa para todos, pero con el tiempo todo se arregló: guardo grandísimos recuerdos”

Jokanovic, en un partido como entrenador del Sheffield United. |

Eugenio Prieto tuvo que esconderse en una furgoneta y entrar en Belgrado en plena Guerra de Los Balcanes. Mereció la pena. Se trataba de fichar a Slavisa Jokanovic (Novi Sad, Serbia, 1968), uno de los grandes mitos del oviedismo, ídolo azul de los noventa. El Oviedo tuvo que pagarle 135 millones de pesetas (811.000 euros) al Partizán por el centrocampista. Dos años después, lo vendió por 3 millones de euros al Tenerife. Un adiós que dolió al Tartiere y que Jokanovic, un exitoso entrenador con un gran cartel en Inglaterra –en el mercado tras dejar el Sheffield United– analiza para LA NUEVA ESPAÑA antes del Tenerife-Oviedo de esta noche (21.00 horas, Gol).

–¿Cómo fue su fichaje por el Tenerife?

–Ese verano (1995) tenía varias ofertas, no sólo del Tenerife, y se rumoreaba que yo iba a salir del Oviedo. Antes de finalizar el campeonato se llegó a un acuerdo entre el Oviedo y el Tenerife. Y yo también alcancé un acuerdo con el Oviedo para mi salida.

–¿Recuerda el revuelo que se produjo?

–Sí, recuerdo que fue un traspaso sorpresa y que la afición no se esperaba que me fuese a ir al Tenerife. La afición del Oviedo se mostró disconforme. Y en nuestro último partido contra el Racing de Santander hicieron notar su descontento. Al final fue una separación bastante dolorosa para todos nosotros, pero con el tiempo se arregló todo.

–¿Por qué no siguió en el Oviedo?

–Sinceramente, se dio una situación en la que yo quería intentar crecer y el Oviedo quería vender. El Tenerife no era la única oferta que hubo. Para mí fue un paso duro pero importante, y al final, para que se haga un traspaso, tiene que haber acuerdo de los tres lados: Oviedo, Tenerife y por mi parte.

–¿Le costó marcharse?

–Me costó mucho, sin ninguna duda. Oviedo fue mi primera experiencia en España y estaba muy adaptado a la ciudad. Guardo grandísimos recuerdos. Además, había disfrutado de dos temporadas muy buenas. Pero en la vida hay que intentar mejorar y en este momento me pareció un paso importante en lo deportivo.

–¿Cómo le recibieron en el Tenerife?

–Me recibieron bien. Para el club era un fichaje importante, aunque me costó algo aclimatarme. Era un ambiente, un entrenador y unos compañeros diferentes. Pero me adapté pronto y empecé a rendir a un nivel aceptable.

–¿Qué diferencias notó de un club a otro?

–El Tenerife, en ese momento, era un club que estaba intentando crecer y se esperaban grandes fichajes. Mi fichaje fue el segundo más caro de España ese verano. El equipo gastó dinero y se propuso jugar en Europa. En mi segundo año nos clasificamos y llegamos a jugar semifinales de la Copa de la UEFA. No jugamos la final de milagro porque perdimos contra el Schalke 04 en una prórroga, aunque tuvimos ocasiones para llegar a la final a pesar de no hacer un partido brillante. La ambición era diferente y en ese momento el Tenerife quería crecer más que el Oviedo.

–Los dos se enfrentan en Liga, ¿los sigue?

–Estoy siguiendo la Segunda División. Tanto al Tenerife como al Oviedo. No hace mucho vi el partido del Tenerife contra Las Palmas. El Tenerife está más arriba, pero el Oviedo aún está en posiciones para luchar por el play-off. Los dos son equipos en crecimiento y con intención de ser competitivos para volver a Primera. Están haciendo una temporada digna. Que gane el mejor. Y si es posible, que el año que viene ambos jueguen en Primera.

Compartir el artículo

stats