Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lo que el ojo no ve del Alcorcón-Oviedo: la charla de Ziganda y Borja Valle

“Qué mal lo hemos pasado”, le dijo el técnico azul al exjugador del Oviedo tras la remontada

Los jugadores del Oviedo celebran la victoria al final del partido ante el Alcorcón. | Área 11

Ziganda, ya en frío después de una remontada sobre la bocina, comentaba junto a los vestuarios de Santo Domingo el partido con Borja Valle, que hasta hace bien poco estuvo a sus órdenes. “Mira, míster, cuando un equipo está liberado y tiene espacios, juega mejor. Hace un mes, este partido no nos salía”, explicaba el berciano. “Qué mal lo hemos pasado, macho, es que qué mal”, le respondió Ziganda. Y era verdad, el Oviedo lo pasó rematadamente mal. Tuvo la soga al cuello, pero se acabó liberando. Pudo acabar en tragedia y acabó en fiesta. Por eso no fue una victoria más la de ayer ante el Alcorcón. De ahí las voces de los directivos azules en el palco, con Rubén Reyes, desesperado con el primer gol del Alcorcón, y subido a lomos a David Mata tras el tanto final de Hugo Rama. Por ahí también andaba Federico pidiéndole calma a Montiel. “Jooooony”, le gritó el mexicano al mediapunta, con mala cara en cada falta que no le señalaban a los azules a favor. El pitido final fue una liberación para el oviedismo. Una victoria para soñar, con pizca de suerte y una certeza final: quedan cinco partidos para una promoción que ya se saborea.

El palco...

Antes del partido todo eran confidencias y buen rollo. César Martín departía con Federico González, muy cerca de David Mata. Ellos fueron la representación institucional del Oviedo en Alcorcón, en la que no estuvo presente el consejo del Oviedo. Jorge Menéndez Vallina, el presidente azul, estuvo el sábado por la noche en la final de Copa en Sevilla. Manuel Paredes, vicepresidente, y Fernando Corral, consejero acudieron a ver al filial en Mareo. En el palco se notaban nervios y conexión con el banquillo. Como cuando el árbitro le anuló a un gol a Javi Mier por fuera de juego. Christian le preguntó a pie de césped si la posición era correcta a Mata, que tenía una pantalla de televisión cerca. Pulgar abajo del gerente, vuelta al banquillo del central mientras el Cuco pedía calma. Una hora después de eso, subidón total: remontada.

Óscar Rivas, central de moda

Óscar Rivas es un central a tener en cuenta. El hijo del director de la cantera del Oviedo, Antonio Rivas, marcó ayer el primer gol del Alcorcón tras un fallo defensivo. Casi ni lo celebró: el oviedismo le viene de familia. Tras el encuentro, Ziganda le felicitó en privado e incluso se interesó por su temporada. Rivas junior vive su primera campaña en el fútbol profesional y parece ir a más. El Alcorcón, en un año para olvidar, ya le ha renovado, por si las moscas. Y Ziganda, amante los centrales espigados, ya le ha cogido la matrícula. También por si las moscas.

Un ojeador conocido

Por Santo Domingo, junto al exjugador Nagore, apareció Nico Rodríguez, asturiano y exdirector deportivo del Sporting. “Veo al Oviedo muy bien, ya le toca subir. Soy del Sporting, pero deseo mejor a los equipos asturianos”, explicó el gijonés, que también fue director deportivo del Alcorcón. Está sin equipo tras salir del Elche.

Compartir el artículo

stats