Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

24 horas para el partido más importante del Oviedo en los últimos años: las claves de un duelo crucial en Las Palmas

El técnico azul prepara el partido como una final y recupera a Cornud, que podría ser titular

La ilusión del Oviedo LNE

El Oviedo juega mañana en Gran Canaria (22.00 horas, Movistar) ante Las Palmas el partido más importante de los últimos veinte años. Así lo dicen abiertamente en el club azul. También en la plantilla. Un duelo que ya parece prácticamente un encuentro de play-off. El equipo azul necesita al menos puntuar en Canarias para poder meterse en la ansiada promoción. Perder pondría las cosas muy cuesta arriba. Ese resultado ni se contempla en el Oviedo, que hoy partió a Gran Canaria con la moral por las nubes. El partido ante el Zaragoza, que acabó en cierta decepción por el resultado y los fallos defensivos, se ha olvidado. El Cuco ha insistido durante la semana en lo importante de la concentración. El técnico, optimista y sonriente durante toda la semana, plantea el partido como una final.

En lo deportivo, el Oviedo tiene a toda la plantilla disponible salvo a Lucas, que sigue lesionado. Cornud entró finalmente en la convocatoria y en principio será titular. El técnico navarro comunicará mañana la alineación a sus futbolistas. No se descartan sorpresas, habituales en el Cuco en los partido con mucho en juego, pero lo esperado es que regrese el sistema de tres centrocampistas. El 4-3-3 que tan buen resultado le ha dado al Oviedo en los partidos de fuera de casa. En ese caso, Javi Mier entraría en el once. En el resto de líneas no se esperan sorpresas. Femenías; Carlos, Calvo, Costas, Cornud; Luismi, Brugman, Mier; Borja, Viti y Bastón. Ese podría ser el once del Oviedo en la final.

¿Qué necesita el Oviedo para entrar finalmente en play-off y cómo están sus rivales directos?

El conjunto azul es ahora quinto, con 65 puntos en su casillero. Girona y Las Palmas le persiguen, con 64. La Ponferradina, 63, trata de mantenerse al acecho desde el octavo puesto. Sumar 4 puntos asegura matemáticamente el play-off de los azules. De sus perseguidores, solo el Girona podría superar los 69 con los que finalizarían los azules. Un pleno de la Ponferradina le pondría en 69, con el goal-average a favor de los del Cuco.

Una derrota en Las Palmas complicaría sobremanera el objetivo. Los 68 puntos, al contrario de lo que sucedía en anteriores cursos, no asegura el éxito. Si se impone el sábado, Las Palmas superaría a los azules y, además, tendría el goal-average a su favor. Al Girona, que le tiene ganado el duelo particular al Oviedo, le valdría con sumar 4 de los 6 puntos que le restan para mejorar a los azules. La Ponferradina aspira también a acabar con 69 si gana los dos duelos que le quedan. Es decir, perder en Canarias obligaría al Oviedo a ganar al Ibiza y a esperar fallos en dos de sus tres rivales por el play-off. También entran en juego los contendientes de los aspirantes al play-off más caro de los últimos tiempos. Tras visitar a Las Palmas, los azules cierran la Liga ante un Ibiza sin nada en juego. Los canarios visitan al Sporting en la 42.ª fecha: los rojiblancos certificarían su permanencia si ganan este sábado en Fuenlabrada.

Para Girona y Ponferradina, el calendario ofrece una cara, a priori, más amable. Los catalanes reciben al Mirandés y despiden la fase regular en Burgos. Ninguno de los dos tiene opciones clasificatorias importantes. Los bercianos reciben al Leganés y visitan el último día a un Amorebieta que quiere agarrarse a sus opciones de vida, aunque navega ahora a cinco puntos de la salvación.

¿Cómo llega Las Palmas?

Las Palmas afronta el encuentro con un ambiente sin precedentes en los últimos años. El campo se llenará y se puede llegar a la cifra de 30.000 espectadores. El entrenador de Las Palmas, García Pimienta, habló esta mañana y analizó la previa del partido.  "Ojalá se vaya ganando 3-0 a los quince minutos, pero costará muchísimo". El técnico de la UD considera que fue clave la creencia ciega en su trabajo del presidente Miguel Ángel Ramírez, del capitán Jonathan Viera y del resto del plantel en los momentos más complicados. De la respuesta de la afición y del histórico lleno del Gran Canaria (32.400 fieles) solo tiene palabras de elogio. "Estoy muy orgulloso de esta comunión, se verá un grandísimo partido. Y si hay algún momento complicado, ellos nos ayudarán con ganas de que llegue el partido. Los chicos están preparados para ganarlo".

Cuestionado por cómo piensa frenar a Bastón -máximo realizador de la categoría con Stuani y Stoichkov-, Pimienta pone el foco en el conjunto de Ziganda. "Ojalá el Oviedo fuese solo Borja Bastón", informa Paco Cabrera.

Compartir el artículo

stats