La plantilla del Oviedo regresó esta mañana a Asturias tras la derrota de ayer ante Las Palmas, que ha apeado a los azules de los puestos de play-off a falta de una jornada de Liga. El Oviedo debe ganar al Ibiza y esperar la derrota del Girona o de Las Palmas, que juegan frente al Burgos y ante el Sporting.

La plantilla carbayona regresó en vuelo regular desde Las Palmas y tomó tierra en Asturias alrededor de las 12.45. Caras largas y gestos serios fue la tónica general después de una derrota que ha dejado el ánimo muy tocado en la expedición. Ziganda dijo después del partido que deben afrontar el partido ante el Ibiza como una final y que todavía no está todo perdido.

Los jugadores recibieron los ánimos de una veintena de seguidores a su llegada al aeropuerto. "Todavía se puede", les dijeron varios hinchas a los futbolistas, que se fotografiaron con ellos amablemente y firmaron algunos autógrafos.