El Cuco Ziganda llegó ayer a la sala de prensa visiblemente afectado por la derrota del Oviedo ante Las Palmas (2-1), que le apea de la promoción, aunque insistió en que todavía hay opciones de meterse en play-off en la última jornada.

“Hay que intentar acabar bien y hay opciones. Cuando uno no depende de él mismo estás en manos de otros, pero tenemos que hacer nuestro trabajo. Sabemos que esto es fútbol. Lo que no puede pasarnos es arrepentirnos. Hay que afrontar el partido ante el Ibiza como una final y si no se da, pues no se da, pero hay que marcharse con la cabeza bien alta”, aseguró el Cuco. Preguntado sobre el siguiente partido de Las Palmas, ante el Sporting, que influye en la lucha por el play-off de los azules, el Cuco dijo: “No creo que el Sporting se lo ponga fácil a Las Palmas. Todos somos profesionales, estoy convencido de ello”.

El navarro analizó el encuentro ante los canarios. “No hemos estado bien. Tuvimos la fortuna de adelantarnos, pero no estuvimos cómodos. Nos apretaron mucho y jugamos más a su ritmo que al nuestro. No fuimos capaces hilvanar tres o cuatro pases, no fue nuestro partido y algún día teníamos que perder. Duele que sea hoy”, aseguró. El Cuco dijo que con los cambios de Sangalli y Montiel “buscaba energía, porque el equipo no conseguía salir. No fuimos capaces de hilvanar juego. No fue nuestro mejor partido para nada y no nos salió lo que pretendíamos. Reconocemos la derrota. Somos los mismos que estuvimos diez partidos sin perder, somos un gran equipo, pero no nos ha salido”.

El Cuco se esforzó en insistir en que no está todo perdido. “El equipo está mal, disgustado y triste. Era una oportunidad de oro y ha costado muchísimo esfuerzo llegar hasta aquí. Mucha gente en la sombra trabajando, con poco reconocimiento, y entre todos llegamos aquí. Nos da muchísima pena por la ilusión porque nos apetece vivir un play-off en el Tartiere, pero todavía hay opciones”, finalizó Ziganda.