Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La historia de Ramón Reguero, el canario más azul

Amigo de Antón, descendiente de asturianos y devoto del Principado, el veterano grancanario sigue con pasión al Oviedo desde 1943: “Me enteraba de los resultados por un telégrafo”

Ramón Reguero enseña una de las fotos. | X. F,

Ramón Reguero, nacido en Las Palmas el 17 julio de 1935, americana gris y corbata a rayas, pelo “rapado” y pin del Oviedo (de “oro y brillantes” y hecho por encargo), tiene una memoria de elefante. Recuerda datos muy concretos, pero por si se le olvidase algo tira sin dudar de tecnología, a grito pelado en medio de su salón, en un bonito piso céntrico en la ciudad canaria. “Ok Google, ¿quién era Ángel Reguero?”. Y Google responde. “Ángel Reguero era un juez que da nombre a una calle de Tapia de Casariego”.

Ramón Reguero, el canario más azul

Ramón Reguero es su nieto, un tipo con una vitalidad que asombra, que se mueve por Las Palmas con una pequeña motocicleta, amante de la fotografía, administrativo jubilado, nadador esporádico en la playa y, entre muchas más cosas, devoto de Asturias y del Real Oviedo. Probablemente el isleño más oviedista, que atesora una gran colección de fotografías y documentos relacionados con la historia del club. Con la derrota azul en Canarias sufrió como el que más. “Qué pena, no logramos ni un empate…”.

Reguero, descendiente de asturianos, nació y vivió toda su vida en Las Palmas porque su padre, nacido en Tapia y que era perito industrial, fue destinado a Canarias.

En 1943, año clave, el azul del Oviedo apareció en la vida de Reguero y ya nunca se fue. “Tenía un primo que era muy aficionado del Oviedo y a mí me llamaba la atención. Teníamos estampitas y las pintábamos de azul”. Ahí empezó la pasión del canario, que seguía los resultados del equipo gracias a un telégrafo y una pizarra de un bar de la calle Ferreras, muy cerca de su casa.

“Sion, Ricardo Pena, Diestro, Zirio, Villita, Antón, Goyín, Echeverría, Emilín…”, recita el canario, una enciclopedia andante de la historia azul que no olvida la primera vez que vio al Oviedo en directo. “1959, contra Las Palmas en la isla. Veía los colores en el estadio y me parecían de mentira”. Reguero no tenía suficiente con seguir al equipo. Él era un hincha participativo. Con el paso de los años se hizo íntimo del legendario Antón. Le escribió una carta mandándole viejas fotografías de las cientos que tiene almacenadas. Para ello tiró de la guía telefónica. “Antón vivía en la calle Altamirano número 6. Le mandé fotografías y alguna crónica y me respondió, me dijo que ahí tenía un amigo”. Y era verdad, porque rara era la visita de Reguero a Asturias en la que no viese al formidable jugador de la boina.

El canario, viudo desde hace 43 años, padre de dos hijos y abuelo de tres nietos, pisó por primera vez la región en julio de 1982. “Para mí lo mejor del mundo es llegar al aeropuerto de Asturias”. El 16 de ese mes, día del Carmen, visitó Tapia y se enamoró del pueblo del Occidente, localidad donde su abuelo goza de una calle: Travesía del Magistrado Ángel Reguero. En 2015, el propio Reguero pasó a la historia del pueblo: dio el pregón en las fiestas de Tapia. “Fue un recuerdo muy hermoso”, dice.

Como las pasiones a veces se juntan, Reguero tuvo la ocasión de ver un Tapia-Real Oviedo, en los tiempos del equipo azul en Tercera con el Lobo Carrasco de entrenador. “Fue horrible, el Oviedo perdió 2-0”. No amilanaron su oviedismo aquellos años del barro. “Tarde o temprano volveremos a Primera”, confía Reguero, un futbolero de los románticos que, cámara Nikon en mano, se recorre los campos de la Tercera canaria y en ocasiones hace de fotógrafo deportivo para el periódico “La Provincia”, del mismo grupo editorial de LA NUEVA ESPAÑA.

Reguero ya planifica un viaje familiar, con sus hijos, a la ciudad marroquí de Marrakech. Tiene en la cabeza el siguiente a Asturias, aunque ese, como casi todos los que hace a la región, será en soledad. “Así voy a mi bola, de aquí para allá y sin preocupaciones”. De estas últimas, solo una: que gane el Real Oviedo.

Compartir el artículo

stats