Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un embajador azul en El Plantío: José María Suárez, socio del Oviedo y del Burgos, es optimista con el play-off

El seguidor animará a los burgaleses el domingo en directo: “Iré con la camiseta de Michu”

José María Suárez, con los abonos del Oviedo y del Burgos, ayer en su domicilio. | J. M. S.

José María Suárez tiene dos carnets, uno de los Oviedo, otro del Burgos, pero nada de “corazón dividido” o de historias similares. “Soy socio del Oviedo y del Burgos. Por ese orden, ¿eh?”, se encarga de matizar. El primero de los abonos, el azul, responde al corazón. Tiene 67 años, sigue a los azules desde siempre y sufre con su Oviedo. Lo del carnet del Burgos viene más por una cuestión práctica: José María vive en la ciudad castellana y decidió hacerse socio para ver fútbol los fines de semana. Ahora, prepara la última cita de la temporada en El Plantío: llevará una camiseta del Oviedo, con el nombre de Michu y alentará al equipo local para que se produzca la combinación que vale un play-off.

El seguidor es natural de Arnao, en Castrillón, pero gran parte de su vida la ha desarrollado en Burgos. Hacia allí se fue joven para estudiar arquitectura técnica. Allí se casó e hizo después carrera, con un paréntesis en Asturias. Y tocó seguir a su equipo en la distancia, aunque con el abono de forma ininterrumpida desde 2002.

Un embajador azul en Burgos

Lo del Burgos fue más de cabeza que de corazón. “Ya dije allí en las oficinas que me hacía socio por Michu. Estaba yendo poco a Oviedo y era la oportunidad de ver fútbol de Segunda cada dos semanas. ¡Aunque no veas el frío que hace allí en El Plantío!”, indica el seguidor.

El oviedismo de José María, que está en la peña Azul Castrillón y en la de Ribadesella, es además contagioso. Tanto que también ha convertido a su actual pareja, Delia Delgado, natural de Canicosa de la Sierra, en Burgos, pero socia y aficionada al Oviedo.

Ahora, el aficionado se prepara para la cita más especial del año. El Oviedo se juega el play-off en más de un escenario y él será testigo de lo que suceda en El Plantío, entre el Burgos y el Girona, donde los oviedistas tienen depositadas sus esperanzas para allanar el camino a la promoción de ascenso. Una última jornada que afronta “con optimismo”. “La gente va a apretar y los aficionados del Burgos apoyan siempre. Además, el equipo necesita ganar dinero y no es lo mismo quedar dos puestos arriba o dos abajo”, analiza el seguidor.

Un embajador azul en Burgos

Hay también motivos dentro del club. “A los de Burgos siempre les digo que su equipo es muy oviedista: Michu, Calero, Berjón, Alfonso Herrero… Aquí, la gente quiere que se meta el Oviedo. Estoy seguro”, insiste. Pesa en ese sentimiento, según José María, la labor de Michu y el amplio contingente de exoviedistas en la plantilla. “Primero, que ganemos al Ibiza. Después, ya arreglamos esto de Burgos”, dice con una sonrisa.

Al aficionado, la temporada de su Oviedo le ha gustado “a ratos”. “No entiendo cómo podemos tener tantos fallos en la defensa”, se queja; “muchos de los goles vienen por ahí”. Después, señala las virtudes del equipo: “Lo mejor, el acierto y la lucha de Borja Bastón y la calidad de Borja Sánchez. También me gusta mucho Femenías. Creo que si llegamos con opciones al final es por algunas de las paradas que ha hecho”.

Sobre Ziganda, José María reparte el foco. “Hace su trabajo, si lo valora la gente que le ve todos los días es que lo está haciendo bien. Pero yo soy de los que opina que las culpas y las alabanzas son cosa de los futbolistas más que del entrenador”, defiende.

Y, en una guía acelerada de acelerada de alguien que sigue al Burgos, algún motivo para el optimismo: “Confío en la defensa, que ha estado muy bien toda la temporada, y sobre todo en Juanma, que es el mejor. ¡Que lo mire el Oviedo que es muy bueno!”.

Compartir el artículo

stats