Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Límite a las cesiones en el Oviedo: lleva 33 desde 2015 y cuestan más de 3 millones

El Oviedo se ha gastado más de tres millones de euros en jugadores a préstamo desde el ascenso

Hay un número que explica el contexto: en los dos últimos mercados del Oviedo la cifra de jugadores cedidos representó casi la mitad del total de los traspasos: 11 de 23. En unos casos por las circunstancias del mercado y en otros por una pura necesidad puntual de contratar a un jugador.

El caso es que aunque se intenten rehuir los préstamos van al alza y Tito Blanco, director deportivo del Oviedo, intentará evitar esa fórmula en la medida de lo posible. Lo advirtió en su presentación en el Tartiere y lo ha trasladado a varios agentes que le han ofrecido jugadores a préstamo desde que llegó al cargo. Es una orden del club, que considera que tener jugadores cedidos no ayuda a crear patrimonio. Su posición no quiere decir que el Oviedo 22/23 no vaya a tener jugadores a préstamo. De hecho, en el club azul se esperan cedidos en este mercado, pero sí habrá un cambio, al menos en intención, en ese aspecto de la política deportiva. El plan es reducir poco a poco.

Porque las cesiones de un tiempo a esta parte se han vuelto un problema en lo económico para el Oviedo. En el último curso del que figuran las cuentas, el 20/21, el coste de las cesiones –se incluyen otras partidas como el pago de licencias a la Federación– ascendió a 609.651 euros. En global, más de tres millones de euros en seis años invertidos únicamente en cesiones. Y el total de los jugadores que ha habido a préstamo en esta etapa del Oviedo en Segunda es de 33 de 85, el 38%. Una cifra que la entidad considera demasiado elevada.

El debate se sitúa en si la fuerte inversión en los cedidos ha ido a la par que el rendimiento, un baremo que tendrá que evaluar Tito de cara a este mercado. “El Oviedo ha optado por un perfil de cesiones de jugadores con poca participación en sus clubes, que habían llegado con salarios elevados y no cumplieron las expectativas. Este tipo de futbolistas al salir cedidos, dan un paso atrás en su carrera que habiendo pasado ya la edad sub-23, necesita de una buena adaptación para que sea una cesión productiva. Si no es así, la falta de motivación tiende a imponerse, al ser una parada de un solo año en su carrera”, explica un responsable deportivo que estuvo en el equipo azul.

Entre las cesiones del Oviedo en los últimos años ha habido de todo. Grandes descubrimientos, como Javi Hernández, jugadores con renombre, como Lunin, de rendimiento inmediato, como Brugman e incluso grandes goleadores, como Ortuño. También ha habido decepciones, como Óscar Gil, o algún jugador que ni siquiera debutó, como Olmes en 2018. En el curso que acaba de concluir hay ejemplos positivos. Como Brugman, a préstamo por el Parma italiano y revalorizado tras un gran año. O Montiel, de los mejores atacantes de la segunda vuelta. El Oviedo quiere que el uruguayo siga, aunque será una operación muy complicada, y el caso de Montiel está en estudio. Sea como sea, son los préstamos que mejor le han salido al Oviedo de todo el pastel de cedidos.

El año que más cedidos (el total puede verse en el gráfico que acompaña en esta información) hubo fue en 2016, cuando se batió récord: Torró, Nando, Costas, Óscar Gil, Borja Domínguez, Carlitos de Pena y Alaniz. El que menos, en 2018, Bárcenas, Javi Muñoz y Javi Hernández. Lo ideal, dicen en el club y sabe Tito, es encontrar el equilibrio adecuado. En ello están.

Compartir el artículo

stats