Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las claves del tope salarial para Tito: la renovación de Borja, las fichas liberadas, el millón de euros por quedar séptimo...

El aumento de sueldo del canterano y el elevado número de jugadores con contrato restan capacidad para fichar | El Oviedo pierde además la ayuda de la última ampliación, pero lo compensa con Digi y el premio por clasificación

Tito Blanco, en el momento de firmar con el Oviedo. | Real Oviedo

Tito Blanco se esfuerza en convencer a Borja Sánchez y Femenías, con buenas, aunque contenidas, sensaciones en ambos casos, antes de meter mano al mercado. La estrategia es renovar para después fichar. Tiene su lógica: el margen de maniobra dentro del tope salarial depende en gran medida de las operaciones con Borja y Femenías. Los dos partían del escalón más bajo dentro de la primera plantilla y ahora, de dar el ok definitivo, verán incrementados de forma importante sus sueldos. El Oviedo quiere asegurar su continuidad, aunque la contraprestación es que supondrá un aumento importante en su masa salarial, gasto en plantilla, en estos momentos. ¿La consecuencia directa? Menos capacidad para acometer fichajes.

Tito Blanco tiene en sus manos el complicado puzle del tope salarial para que cuadren los números. LaLiga impone un techo máximo de gasto, basado en las previsiones de gastos e ingresos para la temporada. La cifra está viva, puede variarse con ingresos imprevistos. Ahí es donde el Oviedo cuenta con algunos empujones en lo económico: principalmente, el acuerdo con Digi y el dinero que ingresará el club por su séptima posición en la Liga.

En todo caso, los márgenes en los que se moverá el Oviedo no son muy amplios. El equipo hereda del pasado curso 15 jugadores con contrato, con sus respectivos sueldos, más el regreso de Jorge Mier y el fichaje de Quentin Braat. Una parte importante de la masa salarial (todo lo que abona el club en salarios) se mantiene. Las fichas que se liberan, además, no eran especialmente costosas. Acaban contrato cinco futbolistas cedidos, de los que el Oviedo solo abonaba una parte de sus sueldos, más Mossa y Christian. Los que tienen los contratos más importantes se quedan. El último dato ofrecido por LaLiga la pasada campaña cifraba el tope del Oviedo en 9,9 millones de euros.

La situación a la que se enfrenta Tito Blanco es la opuesta a la de Rubén Reyes el verano pasado. Entonces, el ahora director deportivo del Getafe, celebraba el hecho de que muchos futbolistas acababan contrato y debía zambullirse de lleno en el mercado. Tenía muchas posiciones que retocar, pero un margen amplio respecto al tope salarial.

Hay otro factor que influye de forma directa en el cálculo del tope: la última ampliación de capital del Oviedo, protagonizada por Carso, en septiembre de 2020. Como las operaciones de esta naturaleza tienen influencia en el tope durante dos campañas seguidas, también sirvió para elevar el límite de gasto en la pasada campaña. Esa ayuda ahora desaparece.

En este escenario, cobra especial importancia saber qué sucede con Borja Sánchez y Femenías. En el caso del canterano, la decisión podría postergarse algunos días más. Hay un dato a tener en cuenta para el puzle del tope: los dos futbolistas contaban con salarios de los más humildes dentro de la primera plantilla. Para lograr que sigan, el club deberá aumentar su apuesta. En caso de cerrarse las renovaciones de Borja y Femenías, la masa salarial daría otro aumento significativo, estrechando aún más el margen para fichar. Al menos Tito, al contrario de lo que pasaba a Reyes, solo tendrá que emplear el dinero en pocas incorporaciones, en matices para la plantilla.

Además, el Oviedo también cuenta con algunas ayudas extras para tratar de levantar su capacidad de invertir en la plantilla. En primer lugar, por la ayuda directa que da LaLiga por la posición en la competición. En el club se señala que esa recompensa se situará por encima del millón de euros, que es lo que le corresponde al séptimo clasificado. Por ejemplo, hace tres campañas, el séptimo se llevó 1,15 millones, una cifra que este año se calcula que sea superior.

El año anterior (2020-21), los de Ziganda finalizaron la competición en el 13.º puesto y le correspondió una cantidad cercana al medio millón de euros. El aumento en el tope estará por encima de los 600.000 euros.

Y está, claro, el acuerdo con Digi como patrocinador principal de la camiseta azul. Esta vez, desde comienzos de temporada, un detalle importante desde el punto de vista económico. El pasado curso, Digi abonó al Oviedo unos 200.000 euros por el acuerdo para la segunda vuelta. Ahora, desde la primera fecha, parece que la cifra podría doblarse. Otro incremento que va directo a elevar el límite de gasto impuesto por la patronal.

Compartir el artículo

stats