Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Oviedo aprieta a Borja para que acepte renovar y tensa la negociación

Tito pone fecha de caducidad a la oferta de ampliación que tiene el ovetense, que rechazó a un equipo de Primera en los últimos días

Borja Sánchez, en el último partido del Oviedo en la pasada campaña, ante el Ibiza. | Miki López

Se pregunte en un lado o en el otro el análisis es el mismo: "El asunto está muy tenso". El asunto es el culebrón veraniego del verano azul: el futuro de Borja Sánchez, que ha finalizado contrato con el Oviedo y en estos momentos está sin equipo. La posible (o no) ampliación de su contrato tuvo ayer otro capítulo después de que el club se decidiese a mover ficha: la entidad le ha puesto fecha de caducidad a la oferta de renovación que tiene Borja Sánchez desde hace semanas.

“La situación está exactamente igual que hace un mes. No quiero decir que no la controlemos, la debemos resolver lo antes posible y estamos en ello. A ver qué decisión final se toma, pero vamos a poner ya un tiempo", dijo ayer Tito, director deportivo, que no concretó cuándo finaliza dicho plazo. "No puedo decir el número de días, pero vamos a entrar en una fase definitiva. No solo por nosotros, sino por el propio jugador. La situación se puede poner incómoda. Respetando al propio Borja, que es entendible, queremos que él también se ponga en nuestra posición", reiteró el directivo.

En el entorno de Borja se asume la declaración de intenciones de Tito con cierta sorpresa y se guarda cautela con todos los movimientos. El asunto sigue en el mismo punto: el ovetense solo declinaría la oferta azul en el caso de que apareciese una opción apetecible en Primera División de un equipo que le mostrase confianza en el apartado deportivo. De hecho, el jugador declinó en los últimos días una oferta de la máxima categoría.

El jugador sigue, pues, meditando una decisión, aunque en los últimos días, según trasladó a su entorno más cercano, su deseo era renovar con el equipo azul. Sea como sea, el desenlace se espera en los próximos días, con todos los escenarios abiertos. El asunto Borja Sánchez no es el único que tiene encima de la mesa Tito. El director deportivo admitió ayer lo evidente: que Costas y Bastón, dos baluartes, podrían irse del club pese a tener contrato. "No puedo dar información de si hay ofertas o no y tampoco puedo decir que tenga miedo. Vamos a estar preparados, porque en ambas opciones (Costas y Bastón) hay posibilidades, claro que sí. Tenemos que estar preparados para los imprevistos porque suceden mucho en el mundo del fútbol", indicó.

El director deportivo no habló de nombres propios, aunque sigue trabajando en el fichaje de Sergi Enrich, cerca de la entidad. Sí comentó la posición que a su juicio necesita más refuerzos: el extremo izquierdo, sin nadie específico en esa posición. Además, Tito puso cifras al número de fichajes que espera hacer. De momento, van dos, y Pomares, ex del Tenerife, se incorporará en los próximos días. "Con cuatro, cinco, seis o siete puedo dejarla cerrada. Igual son ocho porque te piden dos salir... Me gusta doblar y tener como mínimo 22 jugadores", finalizó Tito, director deportivo.

Compartir el artículo

stats