Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Venga conmigo, voy a enseñarle el corazón de Pachuca": LA NUEVA ESPAÑA visita la ciudad deportiva del grupo azteca

Jesús Martínez, dueño del Real Oviedo, nos invita a conocer las instalaciones de un complejo modélico dedicado por entero al fútbol

Jesús Martínez, en el interior de las instalaciones del Grupo Pachuca Xuan Fernández

Es una ciudad dentro de la propia ciudad. Ocupa alrededor de 40 hectáreas, con 11 campos de fútbol, residencia de estudiantes, Universidad, Hospital… El auténtico el corazón del Grupo Pachuca, el nuevo propietario del Real Oviedo. Un centro logístico inabarcable en la capital del estado de Hidalgo (México).

Jesús Martínez Patiño (Papantla, México, 1957), se desplaza de un sitio a otro en una especie de carrito de golf.

–Nos costó mucho ponerlo en marcha, pero ya es una maravilla.

Una vista general de la ciudad deportiva de Pachuca, que se extiende en torno a 40 hectáreas. Xuan Fernández

El dueño del Oviedo, hace de guía improvisado para LA NUEVA ESPAÑA en las instalaciones del Grupo Pachuca y explica la base de su método. En México es un ejemplo. Impresiona el minucioso control de Martínez sobre todo lo que pasa en su ciudad deportiva, donde tiene dos despachos. Conoce a todos los empleados y a todos les pregunta qué tal están.

–Lo más importante es la gente de la que te rodeas.

La visita empieza por la residencia para la cantera, que es un gran edificio de cuatro plantas. Lo que en España sería un Colegio Mayor.

–Aquí caben 400 niños. Tenemos 200 que son jugadores de la cantera, que sueñan con jugar al fútbol, y otros 200 que están más centrados en el estudio.

Un joven sale de las instalaciones. Martínez bromea.

–Mijo, ¿ya te vas?

Jesús Martínez muestra las vistas a los campos "para que nadie se deprima" Xuan Fernández

Luego sigue y explica el por qué de tener una Universidad que en realidad es también colegio, ya que acuden niños desde los tres años.

–Siempre quise ser futbolista, pero mi padre me decía que no, que estudiase. Años después llegué a la conclusión de que el chaval que no llegue a ser profesional tiene que tener una carrera.

En el vestíbulo de la residencia hay tablones de anuncios con los horarios de cada clase. También hay un imponente comedor. Martínez señala un sensor táctil.

–Tú metes el dedo aquí y salen tres colores: naranja, morado o rojo, y entonces el nutriólogo ya sabe lo que tienes que comer.

El mexicano entra en el comedor y le pregunta a un cocinero.

–¿Cuántas comidas damos aquí?

–Mil doscientos servicios al día.

La fachada de la Universidad del Fútbol y Ciencias del Deporte Xuan Fernández

Martínez sonríe mientras se dirige a las habitaciones. Hay treinta individuales. El resto, 170, son dobles.

Cerca de la residencia de estudiantes hay varias oficinas. El departamento de comunicación trabaja en una gran sala con numerosas pantallas y, entre otras cosas, retransmiten partidos de la cantera. Los que hacen de comentaristas son estudiantes de periodismo que estudian Comunicación en la Universidad de Pachuca.

Martínez continua la visita y se dirige al hospital de Pachuca. Antes, a lo lejos, enseña los campos donde se entrena Pachuca, que están separados de los de Pachuca Femenino.

Las chicas tienen su propio pabellón, que se llama el Malena Patiño, en honor de la madre de Martínez. También hay una escuela de porteros. Luego llega a las instalaciones del centro sanitario, que tiene cinco plantas.

–Todas las habitaciones dan hacia los campos, para que los pacientes no se depriman.

Jesús Martínez muestra una de las camas del hospital de Pachuca Xuan Fernández

El centro, construido en sociedad con Carlos Slim, tiene 40 habitaciones y está homologado por la FIFA. Se construyó pensando en el deporte, pero puede acudir cualquier persona.

–Esto no lo tiene ningún club.

Hay oncólogo, cardiólogos, cirujanos…También quirófanos. Martínez, de hecho, puede presumir de ser el único mexicano que acudió a Harvard a explicar su modelo de negocio.

–No sé mucho inglés, pero fue fantástico.

A pocos metros está algo así como el hogar del primer equipo, donde no tienen acceso los canteranos. Tiene varias plantas acristaladas. Hay vestuarios, jacuzzi, piscina, gimnasio y numerosas salas para los futbolistas.

Las instalaciones del primer equipo de Pachuca Xuan Fernández

En la primera planta trabaja la dirección deportiva y en el centro del vestuario hay una mesa de tenis. También hay una gran sala de prensa y una sala de actos. Hay mucho más, pero Martínez dice que eso es lo esencial

–Aquí todo está conectado por el fútbol, pero lo importante son los valores.

Compartir el artículo

stats