Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carso se sumará a la ampliación de capital para mantener su 20% accionarial

Los hombres de Slim quieren seguir con la misma participación en el Oviedo y ya planifican la operación de la mano de Pachuca

Jesús Martínez y Federico González conversan en presencia en Martín Peláez. | Irma Collín

El Grupo Pachuca perfila una ampliación de capital y Carso acudirá de la mano. A la perfecta sintonía entre ambos conglomerados mexicanos, en un proceso de sucesión armonizado, se suman razones de corte más sentimental para que los hombres de Carlos Slim preparen una nueva inversión en el Real Oviedo. Carso ha dado un paso al margen, pero se ha quedado con el 20% de las acciones del club azul. Y esa cifra es, dicen, inamovible.

Ese es el punto de partida de Arturo Elías y sus hombres de cara al futuro del club azul. Y tiene consecuencias económicas. Pachuca, poseedor del 51% de las participaciones, ultima los detalles de una ampliación de capital que permitirá al Oviedo inscribir a los fichajes completados en las últimas semanas, e incluso incorporar alguno más, y Carso colaborará en ello. De no participar en la operación, el porcentaje de participación en el Oviedo descendería. De ahí que se vea obligado a invertir.

De hecho, una de las razones de la presencia de Joe Aboumrad estos días en Oviedo es planificar con Jesús Martínez los detalles de la ampliación de capital. Pachuca tiene decidido invertir para elevar el tope salarial del Oviedo, como medida más segura para permitir la inscripción de todos los futbolistas. Pachuca y Carso entrarán en el proceso juntos, y de la cantidad que Jesús Martínez piensa aportar depende la cifra de Carso: la idea es, en todo caso, la de mantener el 20% de la masa salarial en el conjunto azul.

Ayer, en sus declaraciones ante los medios de comunicación, tanto Jesús Martínez como Martín Peláez insistieron en la idea de que la ampliación de capital era una operación necesaria para darle a Bolo una plantilla en las mejores condiciones posibles para optar a todo. Lo que no se atrevieron a aventurar es la cifra exacta que los mexicanos tienen pensado invertir en el Oviedo.

Los hombres de Pachuca, aunque tomando decisiones desde el primer día, aún se encuentran en una fase de acoplamiento a un sistema de competición muy diferente al que se encuentran en México. El funcionamiento del tope salarial es una de las peculiaridades del sistema español que más dudas suscita en ellos inversores mexicanos.

De ahí que la primera reunión de Pachuca en España fuera con Javier Tebas, presidente de LaLiga. Además de la protocolaria presentación, la reunión sirvió para tratar con la patronal algunas dudas derivadas del funcionamiento del límite salarial y ver opciones para incrementarlo.

A la reunión con Tebas le siguió una comida en la que también participó Miguel Ángel Gil Marín, dueño del Atlético de Madrid y con una relación fluida con Pachuca. En dicho encuentro, los mexicanos resolvieron dudas de otra índole, como el funcionamiento elegido por LaLiga a la hora de fijar los horarios de los partidos, un aspecto que suele ser criticado por los seguidores en varias ocasiones durante la temporada.

Además de la ampliación de capital, a la que se dará forma en los próximos días, según aseguraron ayer Peláez y Martínez, se le deben sumar otras fuentes de aumento de los ingresos. Los acuerdos de patrocinio es uno de los focos en los que los nuevos dirigentes ponen el foco.

Pero hay otro aún más inmediato, el de tratar de reducir la masa salarial de la primera plantilla. En esa labor se emplea Tito Blanco, director deportivo, para poner de su parte en encajar el puzle del tope salarial. Erik Jirka es el principal señalado para abandonar el Oviedo y que el club azul se libere de uno de los sueldos. El club negocia con el agente del eslovaco para tratar de llegar a un acuerdo cuanto antes que dé más aire a la economía azul a poco más de una semana del comienzo de la competición.

Compartir el artículo

stats