Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pachuca abre las puertas: los detalles del encuentro del máximo accionista con el oviedismo

Los nuevos dueños del club se reúnen con diversos estamentos de la entidad con un mensaje claro: "Caminaremos juntos; esta es vuestra casa"

Jesús Martínez, con las gafas de Bolo. | Irma Collín

A un lado, los veteranos. Al otro, los capitanes de las categorías inferiores. Entre medias, peñistas, patrocinadores, representantes del Ayuntamiento, del Femenino y del Genuine. Y bajo los focos, Jesús Martínez, sonrisa perenne en el rostro, repartiendo abrazos aquí y allá. Tratando de agradar y, aunque midiendo sus palabras para no cometer un exceso de euforia, dando motivos al oviedismo para soñar. Para creer en que, por qué no, este puede ser el año. "Debemos de ser todos los guardianes del oviedismo", pronunció al final del acto Martín Peláez como perfecto colofón a lo que había sucedido en el antepalco del Carlos Tartiere.

Peláez recibe una bufanda de María Joglar, de la APARO. | Irma Collín

La pequeña celebración, humilde pero cargada de simbolismo, sirvió como primer punto de encuentro entre los nuevos dueños y diferentes estamentos del club azul. Desde su llegada, Pachuca ha insistido en la idea de mantener una línea continuista con lo hecho los últimos años por Carso, pero el cambio ya se deja notar en los pequeños detalles. Una mayor apertura del club a todos los que lo rodean parece ser una de ellas.

Jesús Martínez aglutinó el protagonismo. Le acompañó Martín Peláez, siempre en un segundo plano, salvo en su intervención final. Junto a ellos, Pedro Cedillo, vicepresidente de Pachuca; Jesús Martínez hijo, presidente del Club León; Joe Aboumrad, representante de Carso; y Bernardo Entrialgo, que pasará a formar parte de la secretaría técnica a las órdenes de Tito Blanco. Él también será uno de los encargados de impulsar el "modelo Pachuca", que afectará a todas las esferas del conjunto azul.

Fer Álvarez, del Genuine, con Jesús Martínez. | Irma Collín

Por parte del Oviedo acudieron todos sus estamentos, con la excepción de Menéndez Vallina y David Mata, que estaban fuera de Asturias. Federico González, asesor de Carso en el Oviedo, hizo de cicerone durante toda la mañana, especialmente activo. González, que ya le ha cedido su despacho en las oficinas del Tartiere al nuevo presidente, se mantendrá en Asturias durante los próximos meses para hacer de nexo entre el antiguo propietario y el nuevo. Después, está previsto que regrese a México.

Martínez tuvo un trato especialmente cercano con los más veteranos. Mantuvo un cariñoso diálogo con Juan Serrano, abonado más antiguo del conjunto azul. También con José Antonio Fernández-Arenas Merediz, socio desde 1941, el quinto más antiguo de los que tiene el Oviedo y que acudió a la celebración con su hijo José Antonio y la mujer de este, Carmen Álvarez.

Cuetos Lobo saluda a Jesús Martínez en el Tartiere. | Irma Collín

"Hay que dejarles hacer y confiar en que lo harán bien. Pero hay que darles la oportunidad y apoyarles en todo lo que necesiten desde el primer día. Por parte de la Asociación de Veteranos, tienen la mano tendida". La idea expresada por Vicente González-Villamil, presidente de los veteranos, era repetida en cada conversación abierta sobre el nuevo dueño. "Son gente de fútbol, con experiencia en esto, y eso ya les da una ventaja importante", subrayaba Juan Mesa, comisario del club.

"Nosotros venimos a trabajar y a caminar juntos. Esta es la casa de todos ustedes", indicó Peláez para cerrar el acto del Carlos Tartiere. Antes, los nuevos dueños se habían mostrado especialmente cercanos con Bolo, Tito Blanco y los cuatro capitanes: Borja Bastón, Dani Calvo, Jimmy y Tomeu Nadal.

Por la izquierda: Dani Calvo, Tomeu Nadal, Jimmy, Joe Aboumrad, Jesús Martínez, Borja Bastón, Bolo, Martín Peláez, Tito Blanco y Jesús Martínez hijo, ayer en el Tartiere. | Irma Collín

Fue la guinda a una mañana intensa, que se había iniciado con la primera toma de contacto de Martínez y Peláez con los medios de comunicación que cubren habitualmente la información del Oviedo. En su cuidada puesta en escena, los hombres de Pachuca resaltaron la idea de un proyecto trasversal, que vaya más allá del primer equipo, pero matizando que quieren construir el equipo más fuerte posible para que Bolo pueda, junto a sus chicos, luchar desde la primera jornada por las cotas más altas.

"Veo la plantilla muy completa, pero si el director deportivo y el entrenador necesitan otro refuerzo más, haremos el esfuerzo para traerlo. Sin duda", expuso Jesús Martínez a la agencia Efe. Pero el foco, en todo caso, apunta en varias direcciones: "Nuestro modelo (con Universidad, centro médico o museos ligados a los equipos) lo llevamos trabajando desde hace más de 20 años en Pachuca, ya lo replicamos en León y que se está haciendo ahora Chile. ¿Por qué no repetirlo en el Oviedo el día de mañana?".

Martínez saluda a Mario Arias, teniete de Alcalde del Ayuntamiento, sobre el césped del Carlos Tartiere. | LNE

Tras las primeras palabras ante los medios, una visita más institucional: la que llevó a cabo la Federación Asturiana de Fútbol, representada por su presidente José Ramón Cuetos Lobo. Una de las ideas en la mente de Pachuca es la de un acercamiento a las instituciones. También el Ayuntamiento estuvo presente, con Mario Arias, teniente de Alcalde del consistorio carbayón.

Ya son 9.500 socios, La ilusión en el oviedismo se palpa desde los primeros días de Pachuca en el club. Tanto, que el ritmo de venta de abonos mejora el de las últimas temporadas. Ayer, el club azul anunció en sus redes sociales que ya se habían alcanzado los 9.500 abonados. "Los datos son una respuesta al amor que esta afición le tiene a su club, no a nuestra llegada. Nuestra responsabilidad es que esa ilusión se acreciente", expuso, humilde, Jesús Martínez.

Las gafas de Bolo, el regalo más especial

Entre los presentes también estuvieron los capitanes de la primera plantilla del Oviedo y su entrenador. "Estoy enojado contigo, Borja: ayer te pusiste nervioso al definir”, le dijo con una sonrisa en el rostro Jesús Martínez a Bastón, que abrió la lata de la pretemporada en el triunfo azul del miércoles (1-2) en Avilés. Con Bolo tuvo lugar otra anécdota. El entrenador le entregó al máximo accionista unas gafas de color azul, como las que él emplea habitualmente. "Me dijo que si renovaba a Borja y fichaba a Marcelo Flores, me las regalaba", le explicó Jesús Martínez a Bastón en presencia del técnico.

La APARO, con "buenas sensaciones"

Una amplia representación de la Asociación de Peñas Azules del Real Oviedo (APARO) acudió a la cita en el antepalco del Carlos Tartiere, con la presidenta, María Joglar, a la cabeza, que hizo entrega a Martín Peláez de una bufanda del conjunto azul. Los seguidores esperan expectantes a que Pachuca empiece a dar los primeros pasos en el club azul tras atender a su declaración de intenciones. "Las primeras sensaciones son buenas. Ha que dejarles hacer antes de valorar su trabajo, pero al menos da la sensación de que se trata de gente de fútbol y que saben cómo funciona esto", explicó Joglar. También estuvo presente en el acto de confraternización el grupo Symmachiarii, representado por Nacho Suárez.

Fer, del Genuine, pide un portero

Fer Álvarez es una de las estrellas del Real Oviedo Genuine. También él conoció ayer a los nuevos propietarios del conjunto azul, y les relató los objetivos de su equipo. "Estuvimos hablando, les conté cómo era el equipo", señala el capitán del Genuine, que se reservaba una petición para Martínez y sus hombres. "En los entrenamientos de los sábados necesitamos un portero porque Cele, uno de los que tenemos, tiene que trabajar. A ver si nos ficha uno", señalaba Fer con una sonrisa tras su breve encuentro con el máximo accionista. Repartir la atención en otros focos que no sea el primer equipo es uno de los objetivos que Pachuca se marca en el Oviedo.

La visita adelantada de la Asturiana

Un malentendido con la fecha hizo que la visita de los representantes de la Federación Asturiana de Fútbol se adelantara 24 horas. José Ramón Cuetos Lobo estaba citado, en principio, para las 12.00 horas de hoy, pero acudió ayer al encuentro en el Carlos Tartiere. Antes de la cita de los mexicanos con diversos estamentos del oviedismo en el antepalco del Tartiere, el presidente de la Federación Asturiana de Fútbol pudo conocer a Jesús Martínez, Martín Peláez y el resto de integrantes de la expedición azteca en Oviedo. El encuentro con Cuetos Lobo sigue la línea del intento de mejora del Real Oviedo con las instituciones que gobiernan el fútbol. Primero fue Javier Tebas, en la sede de La Liga, y después Luis Rubiales, en la Federación Española de Fútbol.

Compartir el artículo

stats