Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un Oviedo prometedor a medio cocer

Los azules cierran la preparación afianzados en defensa y con un estilo más ofensivo, pero faltos de gol y con dudas en el sistema y en la portería

Bolo, en primer término, durante un entrenamiento del Oviedo. | Miki López

Se acabaron los experimentos. Tras jugar seis partidos en los que Bolo pudo hacer y deshacer a su antojo, ahora toca cambiar la mentalidad y activar el modo competición. La "Boloneta", como llaman los aficionados oviedistas al nuevo proyecto azul, inicia su viaje el lunes que viene, día 15, y tras todas las pruebas ya se pueden ver varias de las claves que va a tener el Oviedo de Jon Pérez Bolo.

Solidez defensiva. Si algo caracterizó al conjunto azul la temporada pasada fue el muro que creó en defensa. Como lo que funciona es mejor no tocarlo, Bolo ha abrazado la herencia que recibió de Ziganda y quiere seguir con esa dinámica. Para hacer una buena casa lo más importante son los cimientos, y el Oviedo ha demostrado este verano que tiene unos grandes pilares. En los seis encuentros que ha disputado estas semanas solo ha recibido dos goles, ante el Burgos, de penalti, y contra el Avilés. A este registro hay que añadir que David Costas, el líder de la defensa, no ha jugado ningún minuto en esos partidos.

La falta de gol. Si algo preocupa a los seguidores carbayones es el área rival. Hasta el propio Bolo manifestó esa preocupación al finalizar el encuentro ante el Racing. Es cierto que Bastón, el gran estandarte ofensivo del Oviedo, se ha perdido gran parte de la pretemporada, pero llama la atención que ninguno de los delanteros azules haya mojado durante el verano. Obeng, el jugador que más minutos ha disputado en los amistosos, y Enrich no han resuelto la dependencia que tiene Bolo de Bastón.

El cambio de estilo. Aunque sobre el papel parece que las claves del nuevo Oviedo son similares a lo visto con Ziganda, en el campo se ven cosas diferentes. Los carbayones ahora buscan posesiones más largas y plantarse en campo rival con el balón como protagonista, todo lo opuesto al fútbol directo que proponía Ziganda. Además, a la hora de presionar el nuevo Oviedo tiene mucha más mordiente que en el pasado, saliendo con intensidad a molestar a los centrales rivales. Lejos queda el bloque bajo de la temporada pasada. Ahora el objetivo es robar la pelota lo más cerca posible del portero rival.

El esquema. Antes del debut ante el Andorra Bolo debe resolver su gran duda, el esquema. En pretemporada ha probado dos dibujos, el 4-2-3-1 y el 4-4-2. Ni en los entrenamientos se puede resolver esta cuestión, ya que los ejercicios que han hecho los últimos días los jugadores azules estaban diseñados para estas dos formaciones. Ante el Burgos, Bolo jugó todo el encuentro con un tridente de mediapuntas, pero ante el Racing utilizó la doble punta, donde puede dar cobijo a Enrich, su ojito derecho. Lo importante de esto es que demuestra la versatilidad táctica del preparador vasco, que puede adaptar las opciones que tiene en plantilla al rival y a los futbolistas que tenga disponibles.

Un nombre, Hugo Rama. Si alguien ha llamado la atención durante estas semanas es Hugo Rama. Más allá del tinte amarillo de su pelo, que lo hace destacar más, Rama ha sido uno de los jugadores que más ha variado su posición desde la llegada de Bolo. El entrenador azul ha empezado a colocarle en el doble pivote, mucho más alejado de la portería de lo que acostumbraba, para así tener un jugador con mejor trato de balón a la hora de salir jugando. Este movimiento conlleva sus riesgos, ya que como es habitual en jugadores del perfil de Rama, la capacidad defensiva es el que es. El propio jugador ha reconocido que debe trabajar esa faceta de su juego para que el equipo no se descosa a su espalda.

El dilema de la portería. La salida de Femenías dirección Levante ha traído una nueva pregunta a la parroquia azul. ¿Quién será el portero titular? Bolo ha dado los mismos minutos a sus guardametas en verano, aunque en la última prueba, la que debería ser el experimento final, Tomeu Nadal fue el titular. El manacorí parte con cierta ventaja, pero hasta el día del estreno no se podrá salir de dudas.

Compartir el artículo

stats