Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El dilema de la portería del Real Oviedo

Con la salida de Femenías, Tomeu Nadal parte con ventaja ante Braat, aunque Bolo ha repartido los minutos entre los dos en la pretemporada azul

El 29 de junio saltó la bomba. Joan Femenías, el portero titular del Oviedo durante las dos últimas temporadas, decidía cambiar de aires y abandonar la disciplina azul. El meta balear terminaba su vinculación con los carbayones a finales de ese mes y decidió, como se vio unas semanas más tarde, unirse al Levante. Su salida dejaba una gran incógnita en la capital del Principado: ¿Quién será el portero titular del Oviedo la temporada siguiente?

Uno de los últimos servicios de Rubén Reyes como director deportivo azul fue el fichaje de Quentin Braat, portero francés de 25 años que llegó tras jugar el último año en el Chamois Niortais, equipo de la Segunda División francesa. Mientras, en la plantilla se mantenía Tomeu Nadal, guardameta que llegó el verano pasado a Oviedo procedente del Albacete. Con estos dos mimbres Bolo debe ahora escoger quién será el dueño de su portería de cara a este año.

Durante la pretemporada, periodo donde se pudieron ver las primeras pruebas del técnico del Real Oviedo, el reparto de oportunidades entre los dos cancerberos fue similar: 270 minutos por cabeza para que ambos pudieran demostrar que merecen ser el nuevo portero azul para este año. Su rendimiento en pretemporada ha sido bastante parejo. Los dos han dejado buenas actuaciones bajo los palos; mientras Tomeu Nadal recibió un gol, de penalti ante el Burgos, Braat encajó otro en el amistoso contra el Avilés. La igualdad es máxima cuando se ve como premio la ansiada titularidad.

Hasta el día 15, fecha en la que el Oviedo debuta en el Tartiere con el Andorra enfrente, no se resolverá con total seguridad esta incógnita. En el amistoso frente al Racing, último encuentro de preparación antes del inicio de liga, el elegido en la portería fue Tomeu Nadal. Parece que el cancerbero nacido en Manacor parte con una ligera ventaja para hacerse con el puesto, ya que en los entrenamientos también es el elegido a la hora de defender la meta en los ejercicios de finalización.

A su favor está la veteranía en la categoría y que ya conoce sus compañeros de defensa de la temporada pasada, aunque se pasó todo el año viendo a sus compañeros desde el banquillo. Además, su buen desplazamiento en largo hace que pueda ser un recurso interesante a la hora de sacar la pelota, ya que tiene buena precisión a la hora de romper líneas con sus pases. El problema es que su contrato finaliza en 2023, y el Oviedo puede verse envuelto en el mismo problema el año que viene, mientras que Braat tiene vinculación con el club hasta 2025.

Compartir el artículo

stats