Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estreno con pólvora: Bolo planea un sistema de dos delanteros para el debut ante el Andorra

"Me gusta el 4-4-2, pero no me ciño a un guion", asegura el entrenador del Oviedo

Borja Bastón celebra un gol la temporada pasada. | Irma Collín

Bolo no lo esconde. "El 4-4-2 es un sistema que me gusta, sí". Pero prefiere guardar sus cartas. "No vamos a dar pistas al rival…", se escuda. El Oviedo de Bolo se estrena mañana con el Carlos Tartiere como escenario. Es un equipo que ilusiona. Un proyecto, entendido en el concepto más amplio con un nuevo dueño a los mandos, que engancha. Y tras un verano más ajetreado de lo que todos esperaban la pelota reclamará protagonismo a partir de mañana. Bolo, el capataz ahora, quiere darle al Tartiere lo que pide: fútbol eléctrico, un equipo entregado. Y fútbol ofensivo, claro.

"Me gusta jugar con dos delanteros, pero no estamos cerrados solo a ese sistema. Nos podemos adaptar. Yo no me ciño solo a un guion", aclara el vasco, que al instante asegura estar "convencido" de su once. No tiene dudas. No podrá contar con los lesionados Miguelón y Costas. Esperará hasta última hora por Pomares, con molestias. Sí estará en la convocatoria Montoro que, poco a poco, va adquiriendo el ritmo de competición.

Bolo reconoce que en los partidos de pretemporada al equipo le ha faltado "punch", pero, como la mayoría de los entrenadores, desconfía de estos ensayos. El técnico, pues, parece decidido a iniciar el campeonato con un 4-4-2 que promete emociones fuertes en el área. Bastón volverá a ser la referencia. El ariete puro. Junto a él, dos candidatos: Obeng, titular en la prueba de Santander, y Enrich, la petición del técnico.

"A Sergi le pasa como a Montoro, que ha venido más tarde y tiene menos sesiones que sus compañeros. Puede ser titular aunque lleve menos entrenamientos", aclara Bolo.

Tras la rueda de prensa, el vasco dispone dos equipos sobre el césped de El Requexón e incide en los movimientos. Un equipo está formado por Bastón y Enrich en punta. Obeng lleva el peto de otro color. A mitad de ejercicio, silbido. Y Obeng pasa a formar dupla con Bastón. No hay pistas ni para la prensa ni para los aficionados que se han desplazado a El Requexón. Aunque el técnico sí admite tenerlo claro a dos días del encuentro.

Lo que sí ha asumido Bolo, incluso antes de que la temporada eche a andar, es que la competición no se lo pondrá sencillo. "Me espero una temporada igual de dura que las últimas. Será complicado sacar cada uno de los partidos adelante. Los que bajan de Primera están llamados a ser dominadores. Estarán en la parte alta, en teoría, pero esto es fútbol... Los que sepamos sacar nuestras virtudes estaremos más cerca de conseguir buenos resultados".

La última de las reflexiones de Bolo, amplia, va dirigida a algo más que la pelota. Al aspecto más emocional del juego; a la presión que puede sentir sobre sus hombros un equipo que despierta tantas expectativas. "El fútbol es presión, pasión, ilusiones... Lo hemos hablado en pretemporada: queremos llegar de la mejor forma al primer partido, que me han dicho que hace mucho que no se gana. A ver si podemos romper esa estadística". argumenta, antes de seguir con su razonamiento: "Vamos a competir con humildad, pero eso no quita que seamos ambiciosos, que queramos estar lo más arriba posible de la tabla. El esfuerzo de la propiedad por mejorar debe servir de estímulo. Ver cada día los números de socios es una ilusión, nos motiva. Queremos devolverles el ánimo que nos dan desde el primer día".

El técnico anuncia que habrá salidas


Bolo se centra en el césped pero mira de reojo a las oficinas, donde se deciden los últimos movimientos del Oviedo. Los azules quieren a Koba para el centro del campo. Su llegada implicaría la salida de Javi Mier, cedido a otro conjunto de Segunda División. Huesca y Burgos le quieren. Bolo no apunta nombres propios, pero reconoce que aún quedan movimientos por concretarse en los próximos días: "El club está haciendo un gran esfuerzo y Tito está trabajando duro. Puede haber alguna salida y veremos si podemos fichar algún futbolista más. El esfuerzo es grande. Vamos con todo, a intentar fortalecer la plantilla, pero alguien tiene que salir".

Compartir el artículo

stats