Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Azul hasta el último latido, la historia del aficionado del Oviedo que falleció este lunes junto al Tartiere

"Me consuela saber que se fue vistiendo la camiseta de su equipo, con su afición alrededor feliz", explica su hija Jenny Serrano

"Me consuela saber que se fue vistiendo la camiseta de su equipo, con su afición alrededor feliz". Así se explica Jenny Serrano, hija deÁngel Serrano, Gelu para los amigos. El aficionado azul falleció este lunes en las inmediaciones del Carlos Tartiere tras sufrir un infarto en las escaleras que dan acceso al coliseo azul. Gelu era un gran seguidor del Oviedo, como demuestra su camiseta recién estrenada y su carnet de abonado.

"Por tradición familiar debería de ser del Barcelona, ya que mi abuelo lo era", confiesa Jenny. A pesar de que Ángel nació en Ponferrada, pronto se desplazó a Asturias por el trabajo de su padre, lo que hizo que florecieran sus sentimientos azules. "Se sentía muy asturiano, más que de Castilla y León", cuenta su hija con orgullo. Y es que a su trabajo sumó después a la que fue el amor de su vida, su mujer María José. Su afición por el Oviedo era tal que era un habitual en los entrenamientos del primer equipo. "A mi hijo, Oliver, lo llevó siendo un recién nacido para que conociese a los jugadores. Además, el primer regalo que le hizo fue un peluche del Oviedo que era más grande que él", narra Jenny.

Ángel Serrano, con su sobrino Juan horas antes de su fallecimiento J.S.

Ángel no solo era un gran amante del Oviedo. "Era muy futbolero. En casa tenemos decenas de libretas donde apuntaba todos los resultados de Primera y Segunda División, además de los goleadores de cada partido", cuenta su hija. Además, recortaba noticias, "sobre todo en las que salía él", y coleccionaba álbumes con todo lo relacionado con el mundo del balón.

"Coincide que el partido era contra el Andorra, y ese rival tiene un poco de historia familiar", comenta Jenny. Y es que esta mierense fue la representante del país vecino en 2006 en el festival de Eurovisión. "Era algo de lo que mi padre estaba muy orgulloso. Da mucho que pensar cuando ocurren coincidencias así, la verdad", señala la hija del fallecido.

Ángel Serrano, con su camiseta de la nueva temporada J.S.

Pero no todo en la vida de Ángel Serrano tenía relación con el esférico. "Siempre iba una o dos veces a la semana al cine. Además, le encantaba la música, lo que más el rock", indica Jenny. "También le encantaba viajar. En unos meses se iba a ir a visitar Atenas, que era uno de sus sueños. Teníamos previsto ir a Lanzarote también, ya que me voy a casar, pero ahora ya no va a poder ser", añade.

Por desgracia, no era la primera vez que Ángel Serrano tenía problemas en las escaleras que dan acceso al Tartiere. "Él siempre decía que cualquier día le iba a dar un infarto ahí. Lo pasaba muy mal, y recuerdo escucharle comentar que le iba a acabar dando algo. Desgraciadamente así fue", explica su hija con la voz rota. "Su corazón era azul. Era una persona muy querida por todos", reconoce la mierense.

Ángel Serrano, con su nieto Óliver

Ángel Serrano, con su nieto Óliver J.S.

Compartir el artículo

stats