Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bolo no lo ve tan negro: "Firmo tener siempre la posesión y las ocasiones que tuvimos contra el Ibiza"

"Debemos mejorar, pero no todo es negativo", dice el técnico del Oviedo

Bolo, en El Requexón. | Miki López

Los juicios de Jon Pérez Bolo al término de los partidos, en realidad como las de cualquier entrenador, están condicionadas por una lectura más pausada. Es el segundo análisis el que revela las claves de los partidos. Tras empatar en Burgos en una mala tarde, el técnico matizó su disgusto inicial algunos días después: "Lo he vuelto a ver y no estuvimos tan mal". Tras caer ante el Ibiza, el vasco reconoció que los suyos no habían "dado la talla". Mantiene que los resultados son adversos, pero también ahora ve las cosas desde otro prisma: "Tuvimos el 68% de la posesión, pusimos 23 centros y creamos 6 ocasiones de gol. Son datos, no apreciaciones mías". Bolo exige a los suyos una mejora, pero aprovecha el viaje para reivindicar el trabajo de su equipo: "Hacemos cosas bien, no todo es negativo".

La frase no es un intento de lavado de imagen porque en la misma reflexión Bolo introduce la autocrítica, "no estamos cumpliendo las expectativas, ante el Ibiza no tuvimos fluidez y debemos mejorar", pero sí le sirve al entrenador para mantener su postura firme: cree que la mejora va por el buen camino: "Firmaría tener siempre un porcentaje tan alto de posesión y de ocasiones en cada partido. Cuando marquemos, nos tranquilizaremos y jugaremos mejor".

Y en esa evolución que Bolo pretende de los suyos, esa mejoría que debe darse desde ya, hay dos factores: el trabajo en El Requexón y las cualidades individuales: "Para mejorar en el juego se debe entrenar y así lo estamos haciendo. Pero también depende del perfil del jugador que tengas. Hay futbolistas más verticales, mientras que otros juegan más al pie. Hay que conjugar muchos factores, pero se puede entrenar. Los que estén acostumbrados a recibir al pie también puedan ir al espacio".

Los planes del técnico pasan en todo caso por "atacar más y mejor". "Si el Lugo es al que más le tiran será porque le llegan mucho, jugarán replegados y estarán cerca de su área. Vamos a intentar llegar mucho, sacar centros, pisar su área. Nos cuesta hacer gol, pero cuantas más oportunidades tengamos de llegar, mejor", expone el entrenador azul.

Viti, alternativa para Lugo: "Está para 50 o 60 minutos"

Bolo tiene claro que el equipo debe mejorar con la pelota de cara al partido que el Oviedo jugará mañana en Lugo. Y en esa búsqueda del camino hay algunos atajos. Hay futbolistas que encajan mejor en su ideario que otros. Un ejemplo es el de Viti, extremo clásico, veloz, de los de encarar al contrario, de retar en la banda. Un perfil que entusiasma al entrenador azul. La mala fortuna ha hecho que, de momento, Bolo solo haya podido contar con Viti en la primera jornada. Cayó lesionado después. Pero ya está recuperado y hoy entrará en la lista para el choque del Anxo Carro. Así lo confirma el técnico: "En estas últimas sesiones tomaremos la decisión sobre Viti. Sus sensaciones son buenas, aunque no puede jugar más de 50 o 60 minutos. Veremos si es mejor que empiece en el once o que acabe el partido". Y explica Bolo las bondades del juego del de Laviana: "Viti nos da otras alternativas, como verticalidad. Bretones, también. Sangalli y Rama son futbolistas más asociativos. Todos ellos me dan posibilidades. Tener jugadores de diferentes características nos ayuda a la hora de encontrar soluciones". La de Viti no es la única duda que tiene el técnico de cara al duelo de mañana en tierras gallegas. Hay una novedad segura, la del jugador que reemplace al lesionado Borja Sánchez. Bretones y Flores pugnan por el puesto. Pero, además, podrían darse más novedades en los laterales. "A Miguelón y Pomares les veo para jugar de inicio, sí. Pero también estoy contento con Alonso (Aceves) y Lucas, porque lo han hecho muy bien estas últimas semana", zanja Bolo.

Compartir el artículo

stats