Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sonrisas y lágrimas en el Anxo Carro: del gol de Diegui al estreno de Ziganda

El estadio del Lugo, donde el Oviedo luce un buen saldo, es un escenario de emociones fuertes para los azules

Christian, Mossa y Alfonso, en el Anxo Carro. LOF

La imagen de un Diegui desbocado, acababa de sentenciar un partido decisivo, como contraste de un Ziganda abatido en su primera experiencia como azul. El Anxo Carro, un escenario históricamente propicio para los intereses azules, así lo dicen los números, ha supuesto en los últimos años un campo en el que el aficionado carbayón ha vivido una montaña rusa de sentimientos. Euforia, decepción, enfado e ilusión, todo ellos reducido a un estadio pequeño pero coqueto, acostumbrado a una invasión alegre azul salvo cuando la afición ha dicho basta. Y la actual es la segunda oportunidad en la que las peñas se han plantado por los precios y condiciones impuestos por el Lugo.

Ziganda, en el duelo de la 2019/20. | Miki López

El triunfo más festejado en el Anxo Carro es el que situó a Diegui Johannesson como protagonista. Fue en la 34.ª jornada de la temporada 2017/18, la primera de Anquela como entrenador. El Oviedo llegaba a las últimas fechas con su candidatura intacta al play-off. Pero necesitaba ganar en Lugo tras haber caído de forma inesperada ante el Alcorcón la semana anterior. El triunfo llegó de forma agónica. Toché mató con el pecho un centro llovido desde la izquierda antes de ser arrollado por el meta local. La pelota le cayó a Johannesson, que controló, buscó el hueco en la meta con sosiego y golpeó a la red. Fue un triunfo decisivo en una carrera que finalmente dejaría al Oviedo sin el premio del play-off por una cuestión de goal-average.

Johannesson celebra su gol en Lugo en la temporada 2017/18. | Miki López

Aquel había sido el primer triunfo de los azules en Lugo desde el regreso al fútbol profesional. Una experiencia que repetirían al curso siguiente, un 0-2 aún con Anquela de técnico con goles de Joselu y Javi Muñoz.

Pero Lugo también ha servido para vivir capítulos de tensión elevada en el entorno azul. Ninguno tan pesado como el de la campaña 2019/20. Debutaba Ziganda en el banquillo del Oviedo en una tarde en la que pocas cosas salieron bien. Cayeron los azules, 1-0 con gol de El Hacen, y el tropiezo sumía al Oviedo penúltimo a 4 puntos de la salvación. A la salida de los futbolistas al autobús, se vivieron escenas de tensión entre seguidores y futbolistas. Fue a partir de entonces, de aquella cita negra en el Anxo Carro, cuando el equipo, guiado por el Cuco, empezó a reaccionar.

Las dos últimas experiencias en tierras gallegas han finalizado con el mismo resultado: empate. Sin goles hace dos campañas; a un tanto la pasada. Bastón anotó el pasado curso la igualada desde el punto de penalti en otra escena con miga. Whalley había adivinado su lanzamiento y lo había rechazado, pero el VAR mandó repetir la acción porque el meta local se había adelantado. A la segunda, el goleador azul no falló y logró rescatar un punto en un partido en el que no había mostrado el equipo su mejor versión.

Saldo positivo

En todo caso, el saldo del Oviedo en el Anxo Carro puede considerarse más que positivo. Los azules han jugado en el estadio lucense en 9 ocasiones en su historia en la Liga, 8 de ellas en los últimos 11 años y solo ha perdido en dos ocasiones. Además, ha coleccionado 3 victorias y 4 empates.

El bagaje es también positivo en la Copa, con un empate y un triunfo azul en el campo del Lugo. La última vez que ambos se enfrentaron en la competición del KO, fue en eliminatoria a partido único que se saldó con 1-3 para los azules, dirigidos por Pacheta. El Lugo lo entrenaba Setién que, tras la eliminación de los suyos, criticó la, en su opinión, pobre propuesta azul: "El Oviedo ha dado una sensación pobre, se ha podido ir con un carro de goles. Si le pasa a mi equipo estaría preocupadísimo. No es lo habitual en un candidato".

Bolo pretende ahora que la buena senda del Oviedo en el terreno de juego del Lugo viva mañana un nuevo capítulo.

Compartir el artículo

stats