El Oviedo se entrenó esta mañana en El Requexón en un entrenamiento pasado por agua bajo el diluvio de El Requexón. El equipo azul prepara la visita del Cartagena, el domingo en el Tartiere, que se trata de una cita clave en el futuro del equipo tras un inicio irregular. Bolo, técnico azul, no pudo contar con Borja Sánchez y Koba, los dos lesionados de la plantilla. Ambos estarán alejados varias semanas de los terrenos de juego aunque, en el caso del francés, todavía no hay parte médico oficial.

Bolo ensayó bajo la intensa lluvia varios ejercicios con balón, en los que insistió mucho en la necesidad de circular rápido la pelota. Antes del entrenamiento el director deportivo del Oviedo, Tito Blanco, le entregó a Borja Bastón el trofeo "Pichichi" y "Zarra" (máximo goleador nacional) del curso pasado. Tito acudió a Madrid para recibir los trofeos en lugar de Bastón, que se quedó en Oviedo entrenando. Tito le entregó el galardón en el vestuario y los compañeros felicitaron al delantero con un sonoro aplauso.