El Oviedo volvió a los entrenamientos esta mañana en El Requexón para preparar la visita del Cartagena, el domingo en el Tartiere a las 18.30 horas. Bolo compareció pasadas las 10.00 y luego arrancó el entrenamiento, que fue una sesión muy atípica en la ciudad deportiva. El club informó a las 10.30 horas que únicamente saltarían al campo los porteros, mientras que el resto de la plantilla se quedó entrenando en el gimnasio de El Requexón.

Tomeu Nadal y Braat realizaron varios ejercicios a las órdenes de Segura, técnico de porteros, en una mañana muy soleada en El Requexón. El equipo azul volverá mañana al trabajo a las 10.30 horas.